_
_
_
_
_

Especial | La persecución de los rohinyá

Vista general del campo de refugiados más grande del mundo, Kutupalong (Bangladés), donde viven 700.000 rohingyá.
Naiara Galarraga Gortázar

Los rohingyá son una minoría musulmana, la más odiada y perseguida de Myanmar. Unos 700.000 de ellos huyeron a partir de agosto de la represión del Ejército birmano y ahora afrontan graves riesgos por el monzón mientras se adaptan al hacinamiento en Bangladés. Viven en el mayor campo de refugiados del mundo, que tiene más habitantes que Helsinki. Las autoridades incluso planean trasladar a parte a una isla flotante. EL PAÍS analiza en una serie de tres reportajes la sistemática persecución de la que huyen, que según algunos académicos podría constituir un genocidio, los esfuerzos para protegerlos ante el peligro de corrimientos de tierras e inundaciones y la enorme presión que supone su desembarco en la superpoblada y pobre Bangladés.

CAPÍTULO I

Los rohinyá que han sobrevivido afrontan los riesgos del monzón

CAPÍTULO II

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las redes sociales fueron clave en la limpieza étnica del siglo XXI en Myanmar

CAPÍTULO III

Tras la bienvenida de Bangladés, emergen las tensiones con los locales

Sobre la firma

Naiara Galarraga Gortázar
Es corresponsal de EL PAÍS en Brasil. Antes fue subjefa de la sección de Internacional, corresponsal de Migraciones, y enviada especial. Trabajó en las redacciones de Madrid, Bilbao y México. En un intervalo de su carrera en el diario, fue corresponsal en Jerusalén para Cuatro/CNN+. Es licenciada y máster en Periodismo (EL PAÍS/UAM).

Archivado En

_
_