Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vídeo muestra la presión policial en el interrogatorio a la menor palestina Ahed Tamimi

"Si no cooperas, detendremos a todo el mundo”, amenazan los agentes israelíes a la muchacha

Basem Tamimi, padre de la joven Ahed, muestra un vídeo de un interrogatorio de la detenida, ayer en Ramala. En vídeo, grabación difundida por la familia de la menor en una campaña por su excarcelación.

La familia de la adolescente palestina Ahed Tamimi, condenada a ocho meses de cárcel por abofetear a dos soldados el pasado diciembre, ha difundido este lunes un vídeo de un interrogatorio policial para denunciar que fue sometida a “acoso psicológico y físico”. Las imágenes reflejan la presión policial, marcada por preguntas a gritos y con cajas destempladas, sobre la muchacha convertida en símbolo de la resistencia palestina a la ocupación que cumplió los 17 años en la cárcel. “Si no nos das lo que queremos, detendremos a todo el mundo que aparece en el vídeo”, dicen los agentes mientras muestran una grabación en una pantalla de ordenador. "Conoces a Nur, Maruan, Osama, Mará; les conoces a todos. Nos los llevaremos si no cooperas, está en tus manos", amenazan al referirse a miembros de su familia y amigos.

Basem Tamimi, padre de la menor, ha denunciado en un acto de la campaña para la liberación de Ahed Tamimi que se ha desarrollado en Ramala que los primeros interrogatorios se llevaron a cabo sin la presencia de sus abogados ni de sus progenitores, informa la agencia Efe. También describió el aislamiento al que estuvo sometida su hija y los constantes traslados de celda. El vídeo policial ha sido obtenido de conformidad con la legislación israelí que pemite tener acceso al sumario de un menor encausado.

La adolescente, que debe permanecer entre rejas hasta el próximo mes de julio, no contesta en ningún momento a las preguntas de los agentes. El vídeo difundido por la familia corresponde a un interrogatorio de dos horas de duración practicado el pasado 26 de diciembre, una semana después de su detención a raíz de una grabación, que llegó a ser viral en las redes sociales. En esa cinta, Ahed Tamimi se encaraba a golpes el 15 de diciembre con dos soldados en la puerta de su casa, en Nabi Saleh, una aldea próxima a Ramala.

La abogada de la menor, Gaby Lasky, anunció la semana pasada que había presentado una queja ante la Fiscalía General de Israel por el “trato inapropiado” que sufrió la detenida durante los interrogatorios. En el vídeo difundido ahora por la familia, uno de los dos agentes israelíes —presuntamente un miembro de la Inteligencia Militar—le pregunta a Ahed —una chica rubia, de piel clara y ojos azules— por el color que coge cuando le da el sol, y si se pone “roja, roja, roja” en la playa.

 

El Ejército de Israel aseguró que había recibido la queja de la letrada a través del Ministerio de Justicia y anunció que iba a examinarla con atención. Un portavoz de la Fuerzas Armadas declaró al diario Haaretz que la justicia militar se aplica teniendo en consideración la edad de los detenidos: “Los menores comparecen ante interrogadores cualificados para tratar con jóvenes, su periodo de detención es más corto que el de los adultos y sus casos son vistos por un tribunal de menores militar”.

Un estudio de la Asociación de Derechos Civiles de Israel sostiene que la prolongación de la detención de los menores palestinos hasta que se concluye el sumario suele ser “la norma y no la excepción de la regla”, en contra de lo establecido en la Convención de los Derechos del Niño de la ONU y en la propia legislación israelí. Según el Servicio de Prisiones de Israel, 365 menores palestinos permanecían en cárceles, comisarías o centros de detención a finales del pasado febrero.

El representante de la Unión Europea y los de las legaciones europeas en Jerusalén y Ramala han expresado su “profunda preocupación” por las condiciones de detención de menores palestinos en el sistema judicial militar israelí. “Israel tiene la obligación, en virtud del derecho internacional, de respetar los derechos del niño que, entre otras cosas, confirma que el arresto, detención y encarcelamiento de un niño se utilizará únicamente como último recurso y por el tiempo más breve posible”, advirtieron en un comunicado citado por Efe.

El texto de los diplomáticos comunitarios hace también referencia a caso de Ahed Tamimi: “Las misiones de la UE en Jerusalén y Ramala expresan su profunda preocupación sobre las circunstancias de su arresto y la duración y condiciones de su detención”.

Más información