Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La frustración de los ‘intocables’ estalla en India con protestas y disturbios

La movilización de la casta más desfavorecida en varias ciudades del país deja al menos nueve muertos

Protesta de los miembros de la casta de los 'intocables' en Ahmedabad (India) este lunes.

Las manifestaciones convocadas este lunes por grupos dalits (‘intocables’), las castas más bajas de India, han dejado, al menos, nueve muertos y varios centenares de heridos en diferentes Estados del norte del país. Por su parte, el Gobierno ha decretado el toque de queda en varias ciudades y ha desplegado alrededor de 800 miembros de la policía antidisturbios para detener la escalada de violencia.

“El Ministerio del Interior supervisa la situación y está en contacto permanente con los Estados. Las fuerzas de seguridad centrales también están a disposición”, ha declarado un portavoz gubernamental a Times of India. Este diario local informa de un total de, al menos, nueve muertos en las regiones de Rajastán, Uttar Pradesh y Madhya Pradesh, entre los que se encontrarían las cuatro víctimas confirmadas horas antes por la agencia de noticias local Press Trust India tras conversaciones con Makrand Deoskar, inspector general de Bhopal, en Madhya Pradesh.

Los movilizados en el estado de Madhya Pradesh, con una elevada presencia de la comunidad dalit, cercaron carreteras e incendiaron establecimientos públicos. La espiral de vandalismo ha llevado a decretar el toque de queda y cortar el acceso a Internet en varias ciudades de la región, donde el Ejército se ha desplegado en el distrito de Bhind. Fuerzas de seguridad en Punjab también están bajo aviso ante la rápida propagación de los altercados. En los vecinos estados de Uttarakhand, Rajastán y Uttar Pradesh, los protestantes han obligado a cerrar comercios y han bloqueado vías del tren. También en Delhi, grupos de manifestantes han forzado la paralización de varias líneas del ferrocarril, llamando a una huelga nacional instigada días antes.

“Marchad en gran número, bloquead las calles si es necesario, pero no toquéis la propiedad pública”, había dicho al canal de noticias India Today el abogado dalit de Gujurat, Jinesh Mevani. Él y otros miembros y agrupaciones de esa comunidad, apoyados por algunos partidos políticos, habían convocado una huelga nacional este lunes a raíz de una decisión del Tribunal Supremo de India que, según entendían, anulaba la Ley de Prevención de Atrocidades contra Castas y Tribus. Dicha ley contempla la detención automática y sin libertad bajo fianza de cualquier sospechoso de haber atacado a algún miembro de la comunidad dalit o a alguna persona perteneciente a una tribu del país.

El pasado 20 de marzo, el Tribunal Supremo de India había dictado una serie de pautas destinadas a proteger a los funcionarios públicos y empleadores del sector privado ante el arresto indiscriminado bajo la mencionada ley. El alto tribunal entendía que se había abusado de la norma existente para chantajear a determinadas personas. Entre las directrices emitidas, se establece que los funcionarios públicos solo puedan ser detenidos con el permiso escrito de la autoridad que les nombró. Mientras que en el caso de los empleadores privados, únicamente el superintendente principal de policía de la comisaría de turno puede permitir su arresto.

Sin embargo, la decisión judicial originó una oleada de indignación por parte de las castas más bajas, que entienden que la revisión de la norma pueda dar lugar a un incremento de la violencia contra este grupo social. Los dalits están en el escalafón más bajo de la jerarquía de castas hindú y forman un cuarto de la población total de India. Junto con los miembros de las tribus, los dalits están protegidos por diferentes leyes, incluidas la constitución, para evitar así una discriminación que les ha afectado desde hace siglos. Según los datos del gobierno, de los cerca de 145.000 casos que involucraban a 'intocables' en el año 2016, el 90% seguían a la espera de juicio. Investigaciones posteriores demostraron que menos del 10% de esos casos eran falsos.

Mientras las protestas se extendían por el norte del país, tanto la oposición como el Gobierno han criticado la decisión del tribunal. El partido en el poder, el nacionalista Bharatiya Janata Party (BJP), pidió una revisión al tribunal, que decidirá en los próximos días. “Hemos presentado una petición de revisión el Tribunal Supremo. Llamo a todas las fuerzas políticas y grupos a mantener la paz y no incitar a la violencia”, dijo el Ministro del Interior, Rajnath Singh.

Más información