Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ultraderecha ataca a una política alemana con hiyab

Los carteles electorales de la política nacida en Turquía avivan el debate sobre la identidad cultural de Alemania

La candidata alemana Aygül Kilic, en un cartel electoral
La candidata alemana Aygül Kilic, en un cartel electoral FACEBOOK

El Partido Liberal alemán (FDP) eligió un lema amistoso y prometedor para intentar ganar las elecciones municipales en la ciudad de Neumünster, que tienen lugar el 6 de mayo próximo y que se ha hecho famosa gracias a la presencia en la cárcel de la ciudad del político catalán Carles Puigdemont. "Neumünster, una ciudad de oportunidades", señalan los carteles. "Un rumbo claro – modelar el futuro."

Pero los carteles del FDP ofrecen también una primicia que está causando una discusión política sobre la identidad cultural alemana que puede trascender al resto del país. Por primera vez en la historia electoral de la ciudad —algo también inusual en el resto del país— una candidata a las elecciones municipales aparece en los carteles con la cabeza y parte del torso cubierto con un hiyab de color blanco.

La candidata se llama Aygül Kilic, nació hace más de 50 años en Turquía y trabaja como asistenta social en un jardín de infancia. Kilic se ha convertido en la mujer más famosa de la ciudad gracias a su decisión de mostrarse con el pañuelo islámico en los carteles electorales, pero también a causa de una ola de ataques del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), de la organización neonazi NPD y también de gente anónima que han utilizado las redes sociales para mostrar su rechazo a la famosa foto de Kilic y criticar al FDP por su decisión de incluir en su lista de candidatos a una musulmana.

La dirección regional del NPD, por ejemplo, colgó el cartel de Kilic en su página de Facebook y señaló que la foto de la candidata era el mejor ejemplo del deseo del FDP de islamizar el país. "Encuentro fantástico que el FDP muestre un rumbo claro. Así todo el mundo puede ver hacia donde quieren ir y también decidir en las próximas elecciones si se les puede dejar ir", escribió la líder de AfD Beatrix von Storch en Twitter.

Pero la mayor preocupación que tiene ahora el FDP es la violenta reacción de la gente anónima que ha utilizado Twitter para criticar el cartel electoral y también la decisión del partido de designar como candidata a una mujer musulmana. "Allahu Akbar es el nuevo grito de guerra del FDP", escribió IQ Simulator. "El hiyab es símbolo de opresión y cárcel y su uso es contrario a los valores democráticos del FDP", añadió Ute Andrest vía Twitter.

El cartel de Aygül Kilic vuelve a traer la discusión sobre el islam y su raigambre en Alemania. En su primera declaración como jefa del nuevo Gobierno, Merkel señaló que el islam y los musulmanes eran parte de Alemania, una frase destinada a contradecir a su ministro del Interior, Horst Seehofer, quien, a las pocas horas de jurar en el cargo, había señalado en una entrevista con el periódico BILD exactamente lo contrario. "El islam no pertenece a Alemania", afirmó el ministro.

Los ataques contra el partido y la candidata obligaron a la dirección regional del FDP a reaccionar. En un comunicado, firmado por el líder del partido en Neumünster, Reinhard Rüge, el partido resaltó las cualidades sociales de su candidata y rechazó con energía los ataques que ha recibido el partido y la candidata de parte del NPD y de AfD.

"Los comentarios repletos de odio y de ultraderecha que podemos leer son del peor mal gusto", señaló el dirigente en un comunicado. "Por su compromiso a favor de una sociedad democrática y cosmopolita, Aygül Kilic se merece, de parte de los liberales, mucho más respeto que los autores de los comentarios de odio y que tratan de luchar contra esos valores".

Más información