Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meade promete ser el primer presidente mexicano sin inmunidad

El candidato del PRI empieza la campaña con la agenda que el presidente Peña Nieto deja pendiente

El candidato del PRI, José Antonio Meade.

José Antonio Meade, el candidato del PRI a la presidencia de México, se ha ofrecido como aval ante el desencanto de los mexicanos por la política y los numerosos casos de corrupción en el país. El antiguo secretario de Hacienda, convertido en aspirante a ocupar la residencia de Los Pinos, ha comenzado este domingo su campaña presidencial prometiendo que será el primer presidente que no tendrá inmunidad. Sin reparar en que los mayores casos de corrupción en México están relacionados con el PRI y que han quedado, en su mayoría, impunes, el aspirante se ha aferrado a la bandera de la honestidad para pedir el voto a su favor. "Los mexicanos estamos hartos de la corrupción. Seré implacable para combatirla, lo haré con leyes e instituciones que permitan recuperar inmediatamente lo robado y regresarlo a la sociedad", ha dicho ante cientos de priistas que viajaron hasta Mérida (Estado de Yucatán, sureste de México) para el arranque de la contienda.

Meade comenzó el periplo de 90 días en Yucatán por tratarse de una región donde el arraigo del PRI es de antaño y leal a pesar del tambaleo que el partido ha sufrido en los últimos años. El candidato ha evitado ser omiso del reclamo social por mayor seguridad y la lucha contra la corrupción. Meade se ha detenido más tiempo en su discurso para abordar estos temas, pero sin apuntar a los casos que ponen los reflectores hacia el partido que ha presentado su candidatura. Meade, además, ha planteado un programa electoral alrededor de siete ejes que incluyen a las mujeres, los jóvenes, la educación, la sanidad, la pobreza extrema, la seguridad y el acceso al crédito. La agenda que ha propuesto, sin embargo, gira entorno a los temas que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, dejará pendientes a partir de diciembre.

Como hicieron los candidatos conservadores Ricardo Anaya y Margarita Zavala el viernes pasado, Meade también atacó las propuestas del opositor Andrés Manuel López Obrador, puntero en las encuestas. Sin nombrarlo, el candidato del PRI criticó la iniciativa del candidato de Morena de instalar una amnistía para miembros del crimen organizado. "Acabaremos con la violencia aplicando la ley, no negociándola. Tenemos que anteponer la paz al conflicto y consolidar una cultura de respeto a la ley. Estamos del lado de las víctimas, no de los criminales. No habrá perdón para quienes le han hecho daño a la sociedad, seguirán en la cárcel", ha mencionado Meade. El viernes, el diario mexicano Reforma mostraba que la cifra de homicidios durante el Gobierno de Peña Nieto era técnicamente igual a la de la Administración del expresidente Felipe Calderón y contemplaba la posibilidad de que los seis años de Peña Nieto se convirtieran en los más violentos en la historia contemporánea de México.

El 51% de los mexicanos que pueden votar en México son mujeres. El candidato del PRI ha incluido en su programa un grupo de propuestas entorno a los problemas que afectan a las mujeres. Prometió atender la ola de feminicidios, la regulación del trabajo del hogar, la brecha salarial y la conciliación laboral. "Es la hora de la mujer mexicana. Esto significa, antes que nada, seguridad. Vivir sin miedo, sin acoso y sin feminicidios", ha dicho. Desde que Meade fue reconocido por el PRI como su candidato presidencial, una de sus principales bazas en sus actos públicos es su esposa la economista Juana Cuevas. Los simpatizantes priistas dieron el mayor aplauso de la presentación a la mención que Meade ha hecho de su cónyuge. El PRI, con sus tradicionales mítines de eternos aplausos, ha acogido a Meade y a Cuevas en público aunque sus imágenes no sean las de los priistas de cepa.

Por su vena financiera, el candidato del PRI también ha propuesto un programa para entregar becas y créditos para mexicanos que deseen estudiar y emprender. Incluso, ha señalado que respaldará a los jóvenes que quieran seguir con su educación y que carezcan de recursos. "Garantizaremos un lugar a todo el que quiera acceder a la educación superior, daré el mayor número de becas para estudiar en el extranjero, todos los jóvenes emprendedores contarán con créditos accesibles", ha explicado. Meade, como el resto de los candidatos, ha apuntado hacia los jóvenes, el sector demográfico más amplio que votará en México el próximo 1 de julio. El Instituto Nacional Electoral (INE) tiene registradas a 25 millones de personas de menos de 30 años para votar.

Más información