Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE reclama una exención “permanente” a los aranceles de Trump

La cumbre europea se reserva la posibilidad de responder "de forma apropiada" si finalmente las medidas proteccionistas de EE UU afectan a la UE

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el 23 de marzo de 2018.
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el 23 de marzo de 2018. REUTERS

La Unión Europea está a salvo de la guerra comercial desatada por Estados Unidos. Pero solo temporalmente. La cumbre europea debate este viernes las medidas proteccionistas impuestas sobre la Administración Trump, con subidas de aranceles sobre el aluminio y el acero destinadas a China: Europa ha conseguido in extremis quedar fuera de esas subidas, pero Bruselas teme que Washington vuelva a la carga en unas semanas y los líderes de la UE reclaman que la exención europea sea "permanente", según las conclusiones de la cumbre que se cierra hoy. Bruselas teme que no sea posible concluir la negociación antes del 1 de mayo, la fecha límite impuesta por Washington. Y propone convertir en permanente la exención europea a las medidas sobre el aluminio y el acero a cambio de negociar con Estados Unidos un canal de negociación comercial más amplio que la que ofrecen las meras amenazas de subidas arancelarias.

Europa respira, pero sigue en guardia. La UE lamenta las subidas arancelarias de Estados Unidos, cree que esas medidas "no pueden justificarse por razones de seguridad nacional" y "no son el remedio apropiado para el problema de sobrecapacidad" en los mercados del acero y el aluminio, en los que China lleva años subvencionando esa industria. Aún no están claras las condiciones que han permitido esa exención, pero se especula con que Trump pida restricciones voluntarias a la exportación de acero y aluminio, reclame que Europa endurezca su relación con China y apruebe incrementos del gasto militar. No está nada claro que todo eso pueda cumplirse. El primer ministro belga, Charles Michel, ha afeado este viernes a Trump que intente negociar las medidas proteccionistas "poniendo una pistola en la sien". "No es la forma de negociar cuando hemos sido aliados leales históricamente", ha dicho. El francés Emmanuel Macron ha repetido la frase de Michel: "No podemos negociar con un revólver en la sien".

La patronal Business Europe dio la bienvenida al cambio de postura de EE UU, pero pidió a Bruselas que no baje la guardia. Los líderes apoyan la respuesta que ha dado la Comisión Europea en las últimas semanas, y la UE advierte en las conclusiones de la cumbre que "responderá de forma proporcionada" si al final hay subidas arancelarias en Europa. Son malos tiempos para la globalización: China ya ha anunciado que habrá represalias tras las medidas de Estados Unidos, y Europa se mantiene al margen, pero dispara por otros flancos, con la tasa digital destinada en parte a las multinacionales tecnológicas norteamericanas o los anuncios en Berlín de multas a las empresas que incumplen las leyes de protección de datos: Facebook y el caso Cambridge Analytica.