Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La poderosa senadora Dianne Feinstein pierde un apoyo clave para su campaña de reelección

El Partido Demócrata de California evita respaldarla frente a Kevin de León, que le disputa el escaño que ocupa desde hace 26 años

La veterana y poderosa senadora Dianne Feinstein se encontró este domingo con un obstáculo importante en su carrera por conseguir la reelección el próximo noviembre. El Partido Demócrata de California le negó el apoyo explícito frente a un candidato joven y mucho más a la izquierda, Kevin de León, que va por detrás en las encuestas y en las cifras de recaudación. La elección primaria entre Feinstein y De León por el codiciado escaño de California en Washington es una de las carreras más sintomáticas de la tensión entre los demócratas por su renovación en la era de Trump.

La senadora Dianne Feinstein, en la convención demócrata de San Diego.
La senadora Dianne Feinstein, en la convención demócrata de San Diego. AP

Para que un candidato obtenga el respaldo oficial del partido en California debe obtener el 60% de los votos durante la convención. Los demócratas, reunidos este fin de semana en San Diego, dieron un 54% de votos a Kevin de León y un 37% a la veterana senadora, por lo que ninguno de los dos tendrá el apoyo expreso del partido. El resultado es una derrota para Feinstein que lanza dudas sobre su fuerza entre las bases demócratas, al tiempo que para De León supone un empate esperanzador contra un rival que le supera en todos los frentes.

Dianne Feinstein va a cumplir 85 años y es el miembro de mayor edad del Senado. Lleva en el escaño desde las elecciones de 1992. Los dos escaños de California han estado ocupados por mujeres desde entonces. Hace dos años, Barbara Boxer se retiró y entró otra mujer, Kamala Harris, convertida instantáneamente en uno de los rostros jóvenes más importantes de los demócratas en Washington. Feinstein, sin embargo, anunció que se presentaría a la reelección.

Si bien nadie le discute a Feinstein su autoridad entre los demócratas para buscar un nuevo mandato, la decisión supone una prueba para el ánimo de las bases demócratas en la era de Donald Trump. Feinstein, miembro sénior de los comités de Justicia y de Inteligencia del Senado, es tenida por una moderada, incluso demasiado en asuntos de seguridad y justicia.

De León tiene 51 años y en los últimos cuatro ha sido presidente del Senado de California. Es el latino con más poder político del estado donde el 39% de la población es latina. De León es hijo de una inmigrante guatemalteca que lo crió como madre soltera limpiando casas en San Diego. Habla perfectamente español. Su historia conecta con millones de personas en California. Además, es visto como un político muy a la izquierda de su partido, especialmente en temas como la lucha contra el cambio climático y la defensa de los inmigrantes. De León es el impulsor de la llamada ley del estado santuario, que ha enfurecido a la Administración Trump.

Kevin de León, en su intervención ante los demócratas en San Diego.
Kevin de León, en su intervención ante los demócratas en San Diego. AP

La competencia entre ambos en el estado más grande y más complicado del país, por tanto, será interpretada pase lo que pase como un síntoma de los deseos de renovación del Partido Demócrata. La campaña de De León explota constantemente la idea de que Feinstein no es lo bastante dura con Trump en un momento en que la izquierda debe dar la batalla.

El sábado, De León dejó muy clara esa elección cuando expuso sus razones ante los delegados en San Diego. “Los tiempos en que los demócratas esperamos nuestra ocasión, nos mordemos la lengua y nos situamos en la ambigüedad se han acabado”, dijo. “Yo estoy hoy aquí porque mi madre se negó a ‘esperar su turno’ o ‘saber cuál era su lugar’”. En un momento dado dijo que “la grandeza viene de la audacia, no de la veteranía”.

El domingo, De León reaccionó al resultado de la votación con un comunicado entusiasta que decía: “El resultado de hoy es un impresionante rechazo a las políticas de siempre”. “Los demócratas de California tienen hambre de un nuevo liderazgo que luche por los valores de California desde el frente, no de forma ambigua desde el costado”, dice el comunicado.

El resultado de este domingo dibuja un mapa nuevo en unas primarias en las que Feinstein tenía todas las de ganar. De León ha recaudado hasta ahora medio millón de dólares para su campaña. Feinstein ha recaudado el doble y además ha puesto 5 millones de su propio dinero. La última encuesta dice que le lleva 30 puntos de ventaja a su competidor. Dos tercios de los encuestados no saben quién es De león, mientras que Feinstein no es solo una de las políticas más conocidas del Estado, sino de todo Estados Unidos.

Los demócratas de California tampoco ofrecieron un apoyo claro en la carrera para gobernador del Estado, una de las elecciones más trascendentes en años tras la retirada el próximo noviembre de Jerry Brown, el veterano gobernador que ha enderezado California en los últimos ocho años. Todo indica en este punto que las primarias estarán entre Gavin Newsom, el vicegobernador y exalcalde de San Francisco, que concentra sus apoyos en la bahía de San Francisco, y Antonio Villaraigosa, exalcalde de Los Ángeles que confía en el empuje del voto latino y rural. Ninguno de los dos obtuvo el apoyo del partido.

Más información