Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Peaje para circular por Manhattan

Conducir por el corazón de Nueva York va a costar caro: el gobernador propone una tasa cuyo precio máximo es de 11,52 dólares por viaje

Manhattan desde el Empire State Building. Foto de Patrick Theiner (Licencia CC-BY-SA 3.0). pulsa en la foto
Manhattan desde el Empire State Building. Foto de Patrick Theiner (Licencia CC-BY-SA 3.0).

Circular en coche por Manhattan tendrá precio y será alto. El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ya tiene definido un plan para aplicar un peaje para acceder a una zona de la isla que cubre desde el distrito financiero hasta el sur de Central Park. La tasa se modulará en función de la carga del vehículo y de la congestión en el momento en que se transite por el corazón de la gran ciudad. La recaudación se destinará a modernizar la red de metro.

El precio máximo contemplado en esta propuesta es de 11,52 dólares por viaje (unos 9 euros), muy similar al que se paga en los túneles que cruzan el Hudson y el East River. Los camiones de reparto pagarán el doble. El objetivo es conseguir ingresos de hasta 1.500 millones de dólares anuales. Cuomo señala que las nuevas tecnologías permiten abordar finalmente el problema de la congestión, como hacen otras grandes ciudades como Londres o Milán.

Los conductores tendrán que llevar un dispositivo EZPass en sus coches que se comunique con los peajes. En el caso de no tenerlo, el sistema contará con cámaras para fotografiar las matrículas y se mandará la factura al domicilio del propietario del vehículo. El plan es que el peaje empiece a operar a pleno rendimiento en un plazo de dos años. Pero la propuesta bautizada como Fix NYC debe ser aprobada antes por el legislativo.

El equipamiento se instalará en tres fases. La zona delimitada llegará hasta la calle 60 y el peaje se aplicará en principio entre las seis de la mañana y las ocho de la tarde los días laborables. Se podría extender hasta la calle 96 para los taxis amarillos y los servicios alternativos como Uber o las limusinas. El peaje para estos servicios debe determinarse aún, pero será de hasta cinco dólares cada vez que se entra en la zona de congestión.

La propuesta excluye los puentes del East River así como la autopista que bordea la isla, salvo que decidan entrar en la zona. La oficina del gobernador debe en paralelo determinar si activará algún tipo de descuento en base a la renta de los conductores que llegan a Manhattan desde otros barrios para trabajar. Cuomo insiste que es el momento adecuado para tomar una decisión por la necesidad de fondos para reparar las infraestructuras.

La aplicación de un peaje en Manhattan genera un intenso debate desde hace más de una década. El legislativo del Estado ya tumbó un plan para combatir la congestión propuesto por el alcalde Michael Bloomberg en 2008, que se concentraba en poner un peaje en los puentes que cruzan el East River. Su sucesor, Bill de Blasio, lo ve "paso en la buena dirección" pero prefiere aplicar una tasa a las grandes fortunas para costear la mejora del metro.

Recientemente se publicó un estudio en el que cifraba el coste económico por la congestión del tráfico en 100.000 millones de dólares durante los próximos cinco años para el área metropolitana de Nueva York. Esa cifra incluye las horas de trabajo perdidas por los atascos, el coste adicional en gasolina y otros gastos operativos. También señalaban que la congestión creció un 56% durante la última década en los distritos del centro de Manhattan.