Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La posverdad golpea al nuevo embajador de Estados Unidos en los Países Bajos

Pete Hoekstra sostuvo que el "movimiento islamista" quemaba políticos y coches en las calles de Holanda

El nuevo embajador de EEUU en Holanda, Peter Hoekstra, ofrece una rueda de prensa en la Embajada estadounidense en La Haya (Holanda) el pasado 10 de enero de 2018.
El nuevo embajador de EEUU en Holanda, Peter Hoekstra, ofrece una rueda de prensa en la Embajada estadounidense en La Haya (Holanda) el pasado 10 de enero de 2018. EFE

Ser de origen holandés no ha impedido que Peter (Pete) Hoekstra (Groningen, 1953), nuevo embajador estadounidense en los Países Bajos, tomara posesión del cargo esta semana en medio de grandes críticas por culpa de unas declaraciones de 2015. Sugirió entonces que “en las ciudades holandesas hay zonas en las que no se puede entrar por culpa del movimiento islamista; se quema a los políticos y los coches policiales son incendiados”, dijo. La prensa holandesa le preguntó por ello el miércoles pasado, en cuanto hubo presentado sus credenciales ante el rey Guillermo Alejandro. “Ya no soy un político. Ahora represento a Estados Unidos”, recordó Hoekstra. La respuesta de los reporteros locales y extranjeros fue la siguiente: “Esto es Países Bajos. Aquí debe Usted responder a las preguntas. Cite un nombre, una calle, entre los quemados”.

El bochorno del momento ante su silencio superó incluso el sufrido por el propio Hoekstra en diciembre de 2017, cuando fue requerido por el programa de la televisión holandesa, Nieuwsuur, acerca de las polémicas frases. Wouter Zwart, el reportero, se las recordó y Hoekstra negó haberlas pronunciado. “No dije tal cosa. Es una cita incorrecta que podríamos llamar posverdad”, señaló. Zwart le mostró entonces su intervención en pantalla diciendo que “el movimiento islamista ha provocado el caos en Europa”. “Caos en los Países Bajos, donde se prende fuego a los coches y se quema a los políticos…y sí, hay allí zonas en las que no se puede entrar”. La reacción de Hoekstra ante la evidencia fue incluso más llamativa. “No he dicho que todo esto fuera posverdad. No he usado esa expresión. No creo haberlo hecho”, aseguró. 

Poco después de ese encuentro, Hoekstra emitió un comunicado donde lamentaba sus palabras de hace tres años, así como su actitud durante la entrevista televisada del pasado diciembre. “Hice unos comentarios en 2015 y lamento lo ocurrido con Nieuwsuur. Por favor, acepten mis disculpas”, pidió. Creyendo que el asunto estaba cerrado, y esperando que su condición de diplomático cambiara la percepción de su labor, declinó esta semana entrar de nuevo en detalles sobre el incidente durante su primera rueda de prensa en La Haya. No pudo evitar, sin embargo, que la prensa local le tratara con la misma firmeza que al resto de los representantes públicos. Con gran esfuerzo, sí logró recordar “los 400 años de relaciones fuertes, saludables y llenas de energía, entre nuestros países”. Este viernes sin embargo, Hoekstra ha admitido que sus polémicas declaraciones eran falsas y pidió disculpas, en una entrevista concedida al diario De Telegraaf. "Era una declaración equivocada, era falso" ha dicho.

De 63 años, cercano al Tea Party, el grupo conservador del Partido Republicano, y miembro del Congreso de su país por Michigan entre 1993 y 2011, Pete Hoekstra llegó a Estados Unidos de niño con sus padres. Estudió Ciencias Políticas y fue empresario. Asesor del presidente Donald Trump en materia de seguridad, sonó como uno de los candidatos a dirigir la CIA. A modo de reconciliación, el nuevo embajador hizo votos ante la prensa por que “el presidente Trump visite Países Bajos y vea las cosas por sí mismo”.

Más información