Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un chat de Whatsapp revela la relación violenta entre Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo

"Me empezó a dar la cabeza contra la pared", le dijo Fernando Pastorizzo a un amigo al contarle una pelea que mantuvo con Galarza

Federico Pastorizzo (con el móvil en la mano) junto a amigos, en una imagen de su Instagram. En vídeo, declaraciones de Marcelo Galarza, padre de Nahir Galarza.

"Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado", contó a un amigo por Whatsapp Fernando Pastorizzo, el joven argentino asesinado presuntamente por Nahir Galarza el pasado 29 de diciembre, en la ciudad argentina de Gualeguaychú. En el chat, difundido por el canal Telefé, Pastorizzo explicó la paliza que le dieron Galarza y una amiga en la víspera de Navidad. Le contó además que grabó los golpes con su teléfono. "Lo peor es que se metieron con mi familia a decir de todo mal, cosas horribles y ahí me largué a llorar y no me dejaba ir por el vídeo. Lo borré y tampoco me dejaba porque decía que iba a hablar. Le juré que no", continuó el joven, según la conversación filtrada.

El chat muestra la violenta relación que mantenían los dos jóvenes, de 20 y 19 años, respectivamente. De acuerdo al relato de Pastorizzo, Galarza lo atacó "por no querer estar con ella", pero confiaba en que le dejara tranquilo. "Valió la pena mi cagada a palos si se deja de joder", dejó escrito. Cuatro días después, fue hallado sin vida en la calle con dos tiros. El arma homicida fue la pistola reglamentaria del padre de Galarza, agente de policía, y la adolescente confesó el crimen en la comisaría. Ahora está en prisión preventiva acusada de "homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por el vínculo" y en los próximos días será sometida a pericias psiquiátricas.

El portavoz de la familia de Galarza, Jorge Zonzini, no negó la veracidad de los chats, pero aseguró que la imputada sufría agresiones por parte de Pastorizzo y la consideró "víctima de violencia de género", por lo que pidió modificar la carátula. En diálogo con EL PAÍS, Zonzini aseguró que existen "testimonios durísimos que hablan de cómo era sometida a golpizas". Uno de ellos sería el de una vecina, hasta ahora no confirmado por la fiscalía, que habría dado cuenta de reiterados malos tratos de Pastorizzo contra la joven. En días previos, tanto el padre como la madre de Galarza han asegurado también que él le había pegado.

La defensa intenta probar que no eran novios, sino que mantenían una relación esporádica "con idas y venidas", para lograr una reducción considerable de condena. Con el agravante del vínculo, la pena puede ser de cadena perpetua; sin él, entre 8 y 25 años. La familia de Pastorizzo se mantiene en silencio desde hace una semana, cuando expresó su confianza en que "la labor del fiscal será ajustada a derecho" y obtendrá "justicia para Fernando". Por su parte, el portavoz de la familia de Galarza pidió "un juicio justo, no una condena anticipada en los medios ni un linchamiento social" como el que se ha vivido en las redes sociales contra la adolescente.

El caso Pastorizzo ha generado una gran atención mediática y el fiscal de la causa, Sergio Rondoni Caffa, ha expresado su confianza en cerrar lo antes posible la instrucción para elevar la causa a juicio.

Más información