Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FELIPE BERRÍOS | SACERDOTE JESUITA CHILENO

“Siento que la Iglesia católica chilena está muy alejada de la gente”

A pocos días de la llegada de Francisco a Chile, el influyente religioso analiza la crisis del catolicismo en su país

El cura Felipe Berríos.
El cura Felipe Berríos.

El 15 de enero llegará a Chile el papa Francisco en una gira de tres días. Es la segunda visita de un sumo pontífice al país sudamericano, después de la que realizó Juan Pablo II en 1987, en los últimos años de la dictadura de Pinochet. El jesuita Felipe Berríos (Santiago de Chile, 1956) es probablemente el sacerdote de mayor popularidad entre sus compatriotas. Aunque no es parte de las cúpulas religiosas —vive en la humilde población de La Chimba de la ciudad norteña de Antofagasta, cerca de un basural es un religioso influyente y sus opiniones a contracorriente casi siempre resultan incómodas para la jerarquía. Por juicios como el que realizó hace algunos días sobre la comunidad trans —"Yo siento que Dios los quiere tal como son" sus superiores lo han acusado alguna vez ante el Vaticano.

Pregunta. Cuando Juan Pablo II llegó a Chile en 1987, la necesidad de la visita era política. ¿Cuál es ahora la necesidad de la visita de Francisco?

Respuesta. La de 1987 fue una visita política, pero también pastoral: apoyar a la Iglesia a la que ciertos sectores conservadores de la misma Iglesia ligados a la dictadura intentaban desacreditar. Acusaban de comunista y de dedicarse a la política a una Iglesia que desempeñó un papel importante en los derechos humanos y la defensa de los perseguidos. En cuanto a la visita de Francisco, para mí tiene muchas interrogantes…

P. ¿Cómo cuáles?

R. Ha sido, a mí entender, un poco críptica en cuanto a su organización. Me habría gustado que se hubiesen hecho preguntas a las comunidades de base. ¿A qué le gustaría usted que el Papa se refiriera? ¿Qué conflictos ve usted en la Iglesia chilena? ¿Qué preguntas habría que hacerle a Francisco? Pero veo que el grupo que organiza es muy cerrado y que tiene al Papa demasiado protegido.

P. ¿A qué Chile llega?

R. A un Chile con un ambiente mucho más democrático, con la gente empoderada, con mayor capacidad de información y opinión gracias a la tecnología, con un espíritu libertario. Es una sociedad mucho más crítica que la que le tocó ver a Juan Pablo II y que in crescendo ha dado pasos firmes, sobre todo con las reformas de la presidenta Michelle Bachelet que, por ejemplo, por primera vez consideraron la educación como un derecho.

P. Un sacerdote ligado a los sectores conservadores y a la dictadura (Raúl Hasbún) señaló que "un Estado tirano" será el que reciba al Papa, ya que "ha traicionado la democracia en sus mismas bases" al aprobar la despenalización del aborto en tres circunstancias…

R. Hasbún está corrido en el tiempo: eso lo debería haber dicho en dictadura.

P. ¿En qué situación encuentra Francisco a la Iglesia católica chilena?

R. Siento que la Iglesia católica chilena está muy alejada de la gente, tremendamente cuestionada y con una jerarquía que no llega a los fieles. Se han acabado las comunidades de base y la pastoral se organizó en torno a grupos religiosos conservadores. Cuando era estudiante de teología en la Compañía de Jesús y luego como obispo y arzobispo de Buenos Aires, le tocó conocer a una Iglesia chilena muy respetada en Latinoamérica, con obispos de peso, que tenían opiniones que repercutían en sus diócesis y eran escuchadas hasta en Europa. Era una Iglesia católica que se la jugó con la reforma agraria y educacional —en los años sesenta, por lo que ahora le debe sorprender una Iglesia callada, metida para adentro y que no va a la vanguardia de los cambios de la sociedad chilena. Y él, encima, diciéndole a la Iglesia que salga a la calle, que se meta en líos…

P. ¿Cómo piensa que será el encuentro?

R. Será interesante este encuentro. El Papa va a encontrarse con una Iglesia ensimismada y atrincherada en una doctrina que la gente no entiende.

P. En el país se debate sobre el matrimonio igualitario y la adopción homoparental. ¿Chile debería avanzar en ese camino?

R. Yo soy un sacerdote católico, pero la Iglesia en Chile está separada del Estado desde 1925, gracias a Dios. En ese sentido, no veo que haya dificultad en que se legisle a favor del matrimonio igualitario. En cuanto a la adopción, los menores pueden tener bienestar con una pareja de padres heterosexual, una madre soltera, un viudo o una pareja homosexual.

P. A diferencia de otros países de Latinoamérica, la Iglesia chilena desempeñó un papel importante en la dictadura a favor de las víctimas y era valorada transversalmente. ¿Cómo fue posible que haya perdido respaldo luego de 30 años?

R. En ese fenómeno desempeñó un papel importante el nuncio que tuvimos en Chile, Angelo Sodano, que luego fue secretario de Estado de Juan Pablo II. No solo en Chile, sino en Latinoamérica, Sodano fue eligiendo obispos que, más que jefes de las iglesias locales, fueran portavoces de lo que dijera la línea oficial de Roma. En Chile quedamos con un obispado con poca densidad: buenas personas, pero con poca visión de los cambios que vive la sociedad chilena, que utiliza un lenguaje que llega poco a la ciudadanía y que mira con sospecha todo lo nuevo. Sodano formó una Iglesia basada en el miedo.

P. En Chile ha disminuido considerablemente la cantidad de personas que se declaran católicas, que ha bajado a menos de un 60%.

R. Porque, adicionalmente, se produjo la explosión de los casos de abuso sexual. Una Iglesia que se basó toda su doctrina en la moral sexual —señalando a los divorciados, etcétera, de pronto aparece como la que debiera pedir perdón. Fue un golpe fuerte y, aunque el espíritu religioso sigue vivo, la gente no ve que sea la Iglesia la que ayude a encontrarse con Jesucristo. Más bien la Iglesia se presenta como un estorbo, sobre todo para los jóvenes.

P. ¿Qué cambios debería promover el Papa en esta visita?

R. En sus escritos deja planteadas muchas cosas interesantes, a las que los obispos chilenos no han hecho mucho eco, como que no existe "la" familia, sino que un mosaico de familias. Yo no sé qué tanto el Papa está informado de cómo ha cambiado la Iglesia chilena, porque se va a encontrar con un público que le tiene cariño —porque es Papa, pero que es distinto del de Juan Pablo II en 1987.

P. ¿Qué le contaría usted a Francisco?

R. Le diría que Chile es un pueblo creyente, que tiene inquietud espiritual y está marcado a sangre y fuego por la manera en que vivió el sacerdocio San Alberto Hurtado, con un fuerte compromiso con los pobres y la justicia social. Pero que ese pueblo se siente abandonado por sus pastores y desilusionado con los casos de abusos sexuales. Pienso que el asunto del obispo de la ciudad de Osorno, Juan Barros, va a ser central…

P. "Osorno sufre por tonta", dijo el Papa en referencia a las protestas de los feligreses por la cercanía de su obispo, Juan Barros, con el sacerdote abusador Fernando Karadima…

R. El Papa tiene razón en que a Barros nunca se le ha hecho ninguna acusación sobre abuso sexual. Pero Barros por muchos años fue secretario cercano de Karadima, que no solo era un abusador, sino que estaba ligado a la dictadura, al poder dentro de la Iglesia, al clasismo. Por lo tanto, Barros no puede decir que nunca supo nada de lo que pasaba, no es creíble. Y si fuera verdad que nunca supo nada durante todos los años en que fue brazo derecho de Karadima, significa que no tiene la capacidad básica de ser obispo: alguien que no se da cuenta de nada. No sé si el Papa logra comprender bien este asunto: no es un asunto de contumacia de la ciudad de Osorno. La gente no es tonta ni está engañada.

P. ¿El Papa debería hacer un gesto luego de haber insultado no solo a las víctimas, sino a los feligreses y a toda la ciudad?

R. Espero por cariño a la Iglesia y al Papa que quienes están organizando la visita le hayan dicho que la figura de Barros quedó como un símbolo en Chile de la impunidad y de la Iglesia prepotente, elitista y abusadora. Yo creo que Francisco debería hacer un gesto, porque es un asunto que ha dividido y golpeado a la sociedad chilena. O no hacerlo, porque sería hiriente verlo, por ejemplo, abrazado a Barros.

P. ¿Cómo esperan los chilenos al Papa? Ha habido polémicas respecto de los gastos de su visita.

R. No han sido muy hábiles los organizadores, que no han sociabilizado más la visita. Se ha explicado poco. Pero esta molestia ciudadana se entiende por el cabreamiento hacia la jerarquía. No creo que sea contra el Papa, que puede traer un aire de esperanza para muchos.

Más información