Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revuelta ultraortodoxa judía contra militares y policías israelíes

Una soldado mantiene a raya con artes marciales a decenas de ultrarreligiosos que la acosaban en Jerusalén. Convocada este jueves una “jornada de la ira” por los “prisioneros de la Torá”

La policía dispersa a manifestantes ultraortodoxos que cortan el paso al tranvía en el centro de Jerusalén.
La policía dispersa a manifestantes ultraortodoxos que cortan el paso al tranvía en el centro de Jerusalén. AFP

Las protestas de los ultraortodoxos judíos contra su alistamiento en el Ejército israelí les han llevado esta semana a protagonizar varios enfrentamientos con policías y militares israelíes y a convocar, para este jueves, otra jornada de manifestaciones. Algunos barrios ultraortodoxos de Jerusalén amanecieron el miércoles con pasquines en los que se hacía un llamamiento a la comunidad a secundar la protesta por los que llaman “prisioneros de la Torá”, los ultra religiosos detenidos por negarse a hacer la mili.

Los ultrarreligiosos trataron de impedir que una soldado israelí abriese paso a un vehículo atrapado entre la multitud congregada durante la protesta. En las imágenes, hechas públicas por el canal 2 de la televisión israelí, puede verse como la joven militar Nomi Golan, a la que escupieron, insultaron y empujaron, no se lo pensó dos veces y muy decidida, se defendió enfrentándose a ellos a patadas con técnicas de artes marciales aprendidas en el Ejército. La curva de haredíes le gritaban “Shiksa” (no judía), en Yiddish, una lengua hablada por algunas comunidades judías en la que esa palabra se utiliza como un insulto para referirse despectivamente a los no judíos o los que no son dignos de serlo.

La noche del lunes, en Jerusalén, se congregaron decenas de haredíes, cerca de la estación de autobuses, para protestar por la detención de dos estudiantes de una yeshiva (escuela talmúdica) que se negaron a presentarse a filas. Los detenidos pertenecían a la conocida como Facción de Jerusalén, una organización extremista de ultraortodoxos, liderada por el rabino Shmuel Auerbach, contraria a que los estudiantes de la Torá hagan el servicio militar, que en Israel es obligatorio para mujeres y hombres.

Según la prensa hebrea, en otro de los incidentes registrados también en vídeo en la misma zona por el grupo Meha´at Haharedim, los ultraortodoxos cortaron el tráfico y un agente de la policía israelí terminó bajándose del vehículo oficial y apuntándoles con su arma reglamentaria. Al grito de “¿quién quiere que le pegue un tiro?” les conminó a despejar el paso. “Durante las protestas varios miembros de la comunidad ultraortodoxa bloquearon el vehículo del agente, lo rodearon, le tiraron piedras y comenzaron a moverlo y a proferir insultos”, explicó Micky Rosenfeld, portavoz de la policía, que también aseguró que ya se ha abierto una investigación para esclarecer lo sucedido.

Según los datos facilitados por los agentes, en Jerusalén, detuvieron a 18 manifestantes , pero también hubo protestas violentas en otras localidades, como Bet Shemesh o Ramat Gan con lo que el total de arrestados el lunes se elevó a 38. Este martes, el centro de la ira se desplazó a la ciudad, bastión ultraortodoxo, de Bnei Brak donde cerca de 25 haredíes terminaron detenidos por cortar el tráfico y enfrentarse a pedradas a la policía.

Más información