Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fotógrafo desertor de Siria presenta el caso contra El Asad ante la justicia alemana

Con 55.000 imágenes espeluznantes, el dossier es uno de los más amplios y precisos reunidos para denunciar la tortura sistemática del régimen sirio

Foto de Sami vía el Centro Europeo para los Derechos Humanos y Constitucionales (ECCHR) en Berlín.
Foto de Sami vía el Centro Europeo para los Derechos Humanos y Constitucionales (ECCHR) en Berlín.

Un desertor del régimen sirio bajo el seudónimo César ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de Karlsruhe (Alemania) contra miembros de los servicios de inteligencia y la policía militar del presidente Bachar el Asad por crímenes de guerra y contra la humanidad. El demandante, un fotógrafo que trabajaba para la policía militar siria en Damasco, ha presentado al fiscal un archivo con miles de fotografías que él y otros colegas tomaron de cadáveres expuestos en centros de detención del régimen. El dossier fotográfico de César, apoyado en su acción legal por el Centro Europeo para los Derechos Humanos y Constitucionales (ECCHR, en sus siglas en inglés), es uno de los más amplios y precisos reunidos para denunciar la tortura sistemática del régimen sirio tras el estallido de la revolución de marzo de 2011.

Según ha informado este viernes el secretario general de ECCHR, Wolfgang Kaleck, "hasta ahora, ningún investigador, fiscal de terceros países o tribunal ha visto esta información". "El fiscal general alemán", ha proseguido en rueda de prensa Kaleck, "es la primera autoridad que puede usar este material para emitir órdenes de arresto internacionales contra los responsables del régimen sirio".

El archivo reunido por César y un grupo de colaboradores está compuesto por casi 55.000 fotografías tomadas desde mayo de 2011 a agosto de 2013. El dossier, del que EL PAÍS ha obtenido seis fotografías, muestra los cadáveres de miles de presos torturados y ejecutados por las fuerzas de seguridad sirias. Un informe encargado al despacho de abogados londinense Carter-Ruck y publicado en primera instancia por The Guardian en enero de 2014 confirma la autenticidad tanto del autor de la filtración como de los documentos. Por entonces, el fotógrafo ya había desertado y abandonado Siria.

La denuncia presentada este viernes en Karlsruhe se dirige contra los responsables de la Oficina de Seguridad Nacional siria, el Servicio Militar de Inteligencia, el Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea, el Directorio de General de Inteligencia y la Policía Militar. El demandante, en una entrevista concedida a CNN el pasado marzo declaró que no fue testigo directo de las torturas o ejecuciones sino que se limitó a fotografiar los cadáveres, hasta medio centenar al día. El informe elaborado por juristas y forenses contratados por Carter-Ruck reveló que la fotografía de los presos torturados por el régimen sirio se practica con dos motivos: contar con un certificado de defunción y así que las familias eviten ver el cuerpo, y, en segundo lugar, para demostrar que las órdenes de ejecución se cumplen.

Más información