Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Angola elige en las urnas un nuevo líder o una nueva era

Los angoleños votan en unas elecciones marcadas por la ausencia histórica del presidente Jose Eduardo Dos Santos, que deja el poder después de 38 años

El presidente de Angola, José Eduardo dos Santos, vota en un colegio electoral de Luanda este miércoles. p
El presidente de Angola, José Eduardo dos Santos, vota en un colegio electoral de Luanda este miércoles. p AFP

“Me da igual qué color, qué partido, quiero a aquel capaz de cambiar Angola, a aquel que sepa repartir la riqueza”, asegura Manuel Luis con el dedo tintado tras haber ejercido su derecho al voto en las elecciones de este miércoles que significarán la despedida de Eduardo Dos Santos, presidente del país africano desde 1979. Manuel Luis compra patatas en el mercado informal de Cacuaco, uno de los distritos populares más extensos de Luanda, la capital angoleña, y uno de los feudos de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), el enemigo histórico del partido en el poder desde hace 42 años. “Si sobrevivimos aquí en Cacuaco es gracias al pescado, si no, moriríamos de hambre”. La barriada llega hasta la costa, y allí, los pescadores desembarcan pescado que venden a menos de un dólar. “No es normal. Soy funcionario, llevo más de veinte años cobrando lo mismo, que no es suficiente para sostener a la familia.” Cobra poco más de 100 euros al mes, en la ciudad más cara del mundo

Desde esta zona periférica, lejana a los rascacielos del centro, Manuel Luis dice no tener esperanza, sin embargo, ha ido a votar, igual que Linda, una de las vendedoras, que se queja con resignación porque a las comerciantes no les dan permiso para vender aquí, bajo el puente que sirve de estación del transporte colectivo más utilizado —los candongueiros— y tienen que salir corriendo cada vez que viene la Policía.

A pesar de que el descontento social emana tanto de las extensas zonas humildes como de voces de jóvenes e intelectuales, y que esta jornada electoral, a la que estaban citados más de 9 millones de angoleños, está marcada por la despedida de una de las figuras más prominentes de la historia política del África poscolonial, Jose Eduardo Santos, “el cambio”, la palabra que más resuena, no se acaba de concebir. El partido que Dos Santos ha capitaneado desde hace 38 años, el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) ganó con un 72% en las últimas elecciones, en 2012, a mucha distancia de la oposición más cercana, la UNITA, que consiguió el 19%.

A primera hora de la mañana se produjo uno de los momentos más esperados de la jornada: la última vez que Dos Santos ejerció el voto como jefe de Estado. El mandatario, de 74 años y con problemas de salud, acudió al centro de votación del distrito de Ingombota, en Luanda, alejado, por primera vez del colegio de Cidade Alta, donde se encuentra el palacio presidencial.

El nuevo candidato del MPLA y sucesor de Dos Santos, el ministro de Defensa Joao Lourenço, dijo en vísperas de las elecciones que no sería un “presidente títere”, respondiendo a todos los que asumen que gobernará bajo la sombra de Dos Santos. En unas declaraciones a periodistas extranjeros, Lourenço dijo que quería liderar un “milagro económico” y que quiere “luchar contra la corrupción”.

Angola es, tras Nigeria, el segundo exportador de petróleo de África, sin embargo, con un crecimiento atado al precio del crudo, ha entrado en recesión debido a la caída del precio del barril. Lourenço heredará un país con graves desigualdades sociales y en recesión, la pregunta es si cambiará o no el estilo de gobernanza.

Joao Lourenço muestra su dedo tintado tras ejercer el voto, este miércoles en Luanda. ampliar foto
Joao Lourenço muestra su dedo tintado tras ejercer el voto, este miércoles en Luanda. AFP

“El problema del MPLA es que se ha desvinculado del pueblo, que no quiere conocer la realidad”, opina Francisco Carlos, periodista local. “Un pequeño elenco de personas se ha quedado con el control y los beneficios del país. La UNITA y CASA, son en cambio partidos más inclusivos”, explica.

El líder del partido de la oposición CASA, Abel Chivukuvuku, ha denunciado la mañana de este miércoles irregularidades en el proceso electoral, y distintos grupos de la sociedad civil han recibido denuncias, pero la jornada ha transcurrido en general sin incidentes graves. La jornada electoral comenzó a las siete de la mañana bajo la mirada de 1.200 observadores internacionales.

La Comisión Electoral ha reconocido que ha habido muchas reclamaciones por parte de ciudadanos a quienes se les han asignado centros de votación a una significativa distancia de sus poblaciones, centenares de kilómetros en algunos casos. Este jueves podrían empezar a conocerse los resultados provisionales, aunque la Comisión Electoral tiene de plazo hasta el 6 de septiembre para anunciar el recuento definitivo.

Angola solo ha conocido dos presidentes desde su independencia de Portugal, el año 1975. Agostinho Neto, que gobernó durante cuatro años, y Jose Eduardo Dos Santos, que lo ha hecho durante 38. Ahora, con una salud muy frágil, se retira de la primera línea, abriendo una nueva era, o no, de la historia de Angola.

Más información