Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macron define el papel oficial de su esposa en el Elíseo y confirma que no tendrá presupuesto propio

Brigitte Macron se dedicará a temas de educación, discapacitados y cultura, según una “carta de transparencia” sobre sus funciones

Brigitte y Emmanuel Macron el pasado julio
Brigitte y Emmanuel Macron el pasado julio AFP

Hasta hace solo unas semanas, la nebulosa en que se encontraba el papel de la esposa de un presidente de Francia, que no está fijado en ninguna parte, era calificada por el actual inquilino del Elíseo, Emmanuel Macron, como una “hipocresía francesa” con la que había que acabar. Pero el mandatario se topó a comienzos de agosto con una inesperada fuerte oposición popular —más de 300.000 personas firmaron una petición— y de legisladores de todo el espectro político a formalizar el papel de primera dama, tal como había prometido durante la campaña. Finalmente, ha optado por una tercera vía. El Elíseo ha publicado este lunes una “carta de transparencia” en la que se define el papel del cónyuge del presidente —ni siquiera se hace mención al término primera dama— y se aclaran sus funciones, sin que estas queden formalizadas ni cuenten con presupuesto propio.

“Aunque el papel y los medios de los cónyuges de los diferentes presidentes no eran objeto de ninguna comunicación hasta ahora, el jefe de Estado ha querido que los franceses puedan estar informados del papel desempeñado y con qué medios de su esposa, así como su agenda”, justificó la presidencia francesa la decisión. Esto “no crea ningún derecho nuevo para la esposa del presidente”, sino que “precisa el perfil del papel público de Brigitte Macron”, subrayó el Elíseo en un comunicado.

Según la “carta de transparencia relativa al estatus del cónyuge del jefe de Estado”, publicada en la web del Elíseo, la esposa del presidente ejerce “un papel de representación, patrocinio y de acompañamiento del jefe de Estado en sus misiones”.

En este marco, además de acompañar al presidente en viajes oficiales y encargarse de las recepciones en el Elíseo, Brigitte Macron tiene capacidad para “responder a peticiones de los franceses y de personalidades francesas y extrajeras que desean reunirse con ella”, como fue el caso de los cantantes Bono y Rihanna.

Asimismo, y “en la línea de las prioridades fijadas por el presidente para su quinquenio”, subraya el texto, que no tiene valor legal, Brigitte Macron mantendrá un “vínculo” continuado con actores de la sociedad civil en los ámbitos de la “discapacidad, la educación, la sanidad, la cultura, la protección de la infancia y la igualdad hombre-mujer”.

Para estas tareas, Brigitte Macron ni cobrará un salario ni dispondrá de presupuesto propio. Sus gastos, incluidos dos consejeros de la presidencia puestos a su disposición, así como un secretariado, están incluidos en el presupuesto del Elíseo, al igual que su protección, señala la “carta de transparencia”, que no revela sin embargo el monto al que estos gastos ascienden. Tampoco durante los mandatos de los predecesores de Macron se especificó ni el papel de la primera dama ni el gasto que esta suponía a las arcas públicas.

En aras de esta argumentada transparencia para el papel de cónyuge presidencial, el Elíseo se compromete asimismo a publicar, a finales de cada mes, un resumen de todas las “acciones y desplazamientos” de Brigitte Macron. Este lunes, detalló todos los pasos dados por la esposa del presidente desde que este asumió el poder el 14 de mayo y hasta el 31 de julio.

La publicación de las guías para la primera dama se ha producido en el primer día de regreso de los Macron tras unas cortas vacaciones en Marsella. También se conocen días después de que Brigitte Macron concediera su primera entrevista desde que se mudó al Elíseo con su marido, a mediados de mayo. En el último número de la revista Elle, la esposa del presidente aseguró que “lo importante es que todo esté muy claro” en torno a su papel en el Elíseo.

Más información