Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perú expulsa al embajador de Venezuela

La salida de Diego Alfredo Molero Bellavia parece ser una respuesta a la condena del régimen por parte de la cumbre de cancilleres en Lima

Hugo Chávez y Diego Alfredo Molero en 2012.
Hugo Chávez y Diego Alfredo Molero en 2012. REUTERS

El Gobierno de Perú anunció la expulsión de Diego Alfredo Molero Bellavia, embajador de Venezuela en Lima. En un comunicado hecho público la tarde de este viernes por el Ministerio de Relaciones Exteriores se informa de que Molero Bellavia tendrá cinco días para abandonar el territorio peruano.

Esta semana, los cancilleres de 17 países —entre ellos Brasil, Canadá, Argentina, México y Colombia— se reunieron en Lima para evaluar la crítica situación venezolana. Después de un largo debate se emitió una declaración firmada por 12 de ellos, donde se condenó la deriva del régimen de Nicolás Maduro, y se anunció que no se reconocería ningún acto, contrato o compromiso financiero que no fuera autorizado por la Asamblea Nacional de mayoría opositora.

Durante la presentación del documento, el ministro peruano Ricardo Luna, anfitrión y promotor de la cumbre, fue enfático al decir: "Lo que tenemos en Venezuela es una dictadura". La cita fue una forma de evitar los formalismos de la OEA que impidieron la activación de la Carta Democrática. Además de quedar abierto para aquellos países que quisieran suscribirlo a posteriori, se explicó que el documento no restringía la soberanía de los firmantes, quienes eran libres de tomar las medidas bilaterales que consideraran oportunas.

Como era de esperarse, la declaración no fue bien recibida por el chavismo. En las horas que siguieron a su publicación, Venezuela hizo llegar una nota de protesta a Torre Tagle, histórica sede de la Cancillería peruana. Los términos no se han hecho públicos, pero el comunicado de Relaciones Exteriores asegura que fueron «inaceptables». Tanto que Perú «ha dado por no recibida la nota de protesta».

La expulsión del embajador venezolano en Lima no implica una ruptura de relaciones. De hecho, hace meses que Perú retiró a su representante en Caracas, como protesta por lo que el canciller Luna calificó por entonces como un «proceso sistémico de desmantelamiento» de las instituciones democráticas. Como es usual, en su lugar quedó un encargado de negocios. Se piensa que las autoridades diplomáticas venezolanas reemplazarían a Alfredo Molero con un funcionario de similar nivel.