Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 6 personas acribilladas en Guanajuato

Los asesinatos en el céntrico, turístico y conservador estado mexicano van camino de romper otro récord

Yuriria
Policías vigilan las carreteras de Guanajuato. EFE

Al menos seis personas fueron asesinadas a balazos la noche de este miércoles en un pequeño pueblo de Guanajuato, en el centro de México. Tres cadáveres fueron encontrados en la calle y otros tres dentro de una casa, según informó la fiscalía de Guanajuato, que apunta al crimen organizado como responsable del suceso.

Alrededor de las 22:00 los vecinos de Tinaja de los Pastores, una diminuta localidad de apenas 1.000 habitantes al sur de estado, denunciaron ante las autoridades un tiroteo en plena calle. Cuando llegó la policía, encontraron los cadáveres con heridas de bala desperdigados por la calle y dentro de la casa.

Los diarios locales informan la secuencia de los hechos comenzó cuando cuatro camionetas aparcaron frente a una casa en la calle Lázaro Cárdenas. Un grupo de hombres armados bajo de los vehículos e irrumpió en el domicilio, abatiendo a tres personas. Tres más, que intentaron escapar a la carrera, fueron acribilladas en la acera.

Con una vasta cultura colonial, una economía pujante y un fuerte sesgo conservador y católico, el céntrico estado mexicano se está aupando al podio de los más peligrosos del país. El año pasado ya cerró con las peores cifras de asesinatos de su historia. En lo que va de 2017 –hasta mayo ya suman 440, una media de tres al día. De continuar esta tendencia, se batiría otro récord anual.

La violencia no da tregua en México. A pesar del aumento de 700% en la inversión de seguridad pública en cuatro años, los homicidios de mayo, han superado todos los registros desde 1997. El número de averiguaciones abiertas por las fiscalías estatales –la medida oficial para contabilizar los homicidios–supera ya el peor mes del Gobierno de Felipe Calderón, el presidente que inició la llamada guerra contra el narco.

Su condición de vecino de Jalisco al norte y Michoacán al sur ha facilitado la entrada de grupos del crimen organizado en un territorio tradicionalmente tranquilo, con luminosas zonas turísticas y el pulmón industrial del automóvil y la manufactura que lo coloca como el segundo estado con mayor PIB del país.

En 1 de mayo de hace dos años, el cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) lanzó una ofensiva inédita al Estado. Estranguló Guadalajara, la segunda ciudad más grande del país, taponando decenas de carreteras y, como en una película bélica, derribó un helicóptero militar con un lanzacohetes.

La onda expansiva llegó a Guanajuato, donde también cortaron calles y quemaron vehículos. El Gobernador panista Miguel Márquez Márquez pidió entonces ayuda a los militares. CNJG, nacido como una escisión del cartel de Sinaloa, ha crecido en los últimos años a la sombra de las detenciones del propio Chapo Guzmán o el descabezamiento de los Zetas, hasta convertirse en uno de los carteles en activo más violentos del país.La fiscalía federal ya ha señalado a CNJG como la mayor amenaza de Guanajuato.

 

Más información