Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

¿Está deportando Arabia Saudí a las cabras y camellos de Qatar?

Amnistía Internacional denuncia que no están funcionando las líneas de emergencia para los ciudadanos afectados

Un grupo de personas con sus camellos, en la zona del desierto de Arabia Saudí que linda con Qatar.
Un grupo de personas con sus camellos, en la zona del desierto de Arabia Saudí que linda con Qatar. REUTERS

Tras concluir ayer lunes el plazo que Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin dieron a los ciudadanos cataríes para que abandonen esos países y a sus ciudadanos para que regresen de Qatar, no hay datos que permitan evaluar el impacto del corte de relaciones diplomáticas sobre las numerosas familias mixtas. Sin embargo, el diario Gulf Times asegura en su edición de este martes que la medida se ha aplicado sin contemplaciones a camellos, cabras y ovejas, algunos de los cuales habrían muerto durante su travesía del desierto de vuelta a Qatar.

De acuerdo con un comunicado del Ministerio de Asuntos Municipales y del Medio Ambiente en Doha, al menos han regresado 7.000 camellos y 5.000 cabras y ovejas cataríes de los se encontraban en Arabia Saudí cuando este país decidió cerrar su frontera con Qatar el pasado día 5. Desde entonces, sus propietarios  han tratado de llevarlos de vuelta al emirato, pero algunos animales han sucumbido al estrés de los 400 kilómetros de marcha a través del desierto bajo temperaturas de 48 ºC, entre ellos 100 bebés de camello.

Ni la nota oficial ni el periódico catarí que se hace eco de la información explican qué hacían los animales en el país vecino, aunque previsiblemente estaban pastando. El departamento de ganado del citado ministerio ha preparado una serie de cercados para acoger a los camellos, cabras y ovejas deportados a su regreso a Qatar, donde ha instalado cisternas de agua y forraje para atender sus necesidades. Además, ha anunciado varios números de teléfono para recabar información sobre el tema.

Si funcionan como las líneas de emergencia establecidas para los afectados humanos en los tres países vecinos de Qatar, hay pocas esperanzas para los animales. Según ha denunciado Amnistía Internacional (AI) los teléfonos o no responden o no dan solución a los problemas que les plantean las personas concernidas que la organización estima en “miles”. Los Gobiernos de Arabia Saudí, EAU y Bahréin establecieron esos números tras reconocer que su decisión de expulsar a todos los ciudadanos cataríes y de exigir el regreso de sus nacionales residentes en Qatar planteaba problemas humanitarios a las numerosas familias mixtas.

AI ha hablado con varios afectados que han llamado y dice que “sus experiencias plantean graves dudas sobre si esos números facilitan consejo o información efectivos”. Al parecer, algunos de ellos han intentado comunicar en vano durante horas. Quienes lo han conseguido cuentan que los funcionarios les piden detalles mínimos sobre sus casos y les dicen que les llamarán, pero no vuelven a tener noticias. Cuando la organización llamó para preguntar cuántos caos registrados se habían resuelto, los encargados no fueron capaces de facilitar ninguna información.

“La situación en que han colocado a la gente en todo el Golfo muestra un desprecio total por la dignidad humana. Esta fecha límite arbitraria ha causado una incertidumbre generalizada y temor entre miles de personas que temen ser separadas de sus seres queridos”, ha declarado James Lynch, de AI.

Algunas de las familias han confiado a Amnistía que tienen miedo de llamar a las líneas de emergencia establecidas por temor a revelar su presencia o la de sus parientes en un país rival y ser objeto de represalias.

Riad, Abu Dhabi y Manama no han facilitado cifras oficiales de afectados. Sin embargo, el presidente del Comité Nacional de Derechos Humanos de Qatar, Ali Bin Smaikh al Marri, ha declarado que 8.254 saudíes, 2.349 bahreiníes y 784 emiratíes vivían en su país antes de la ruptura de relaciones. La mayoría son miembros de familias mixtas, pero también profesionales que trabajaban en el pequeño país, ya que el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) permitía hasta ahora la libre circulación de los nacionales de sus seis países miembros (que además de los cuatro citados incluye Kuwait y Omán).

Síguenos en Twitter y en Flipboard