Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿En qué se parecen Francia, EE UU y Rusia? Los 'emojis' tienen la clave

Los resultados de un estudio mundial, que abarca más de 200 países, reflejan cómo el emoticono más popular es el de la cara sonriente con lágrimas

Imagen de una parte del lenguaje 'emoji'.
Imagen de una parte del lenguaje 'emoji'.

El fenómeno emoji llegó para quedarse y está revolucionando la forma en que las personas se comunican a través de sus conversaciones virtuales mediante texto escrito. Por eso, la curiosidad por conocer cuáles de ellos son los más utilizados y su impacto en las sociedades del planeta puso a trabajar a un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos. El estudio, según sus impulsores, es el más extenso hasta la fecha acerca del lenguaje más popular entre la generación millennial. En él, se analizaron 427 millones de mensajes de casi 4.000.000 de usuarios en 212 países y los resultados mostraron que el emoticono más usado es el de la cara sonriente con lágrimas (un 15,4% del total), por delante del que tiene forma de corazón y el de la cara “enamorada”.

La franja de los 21 a los 24 años es la más apegada a este tipo de lenguaje (28.8%) por encima, incluso, de los usuarios que tienen entre 18 y 20 años, con un 25,2%

Los investigadores utilizaron la aplicación “Kika Emoji Keyboard”, descargable en la plataforma de aplicaciones Google Play, con más de 1.200 emojis almacenados. “Están en todas partes y se han convertido en puntos de unión que atraviesan las diferentes culturas”, afirma Wei Ai, uno de los autores principales del informe.

Los resultados sostienen que los norteamericanos son los usuarios más activos, seguidos de los brasileños y mexicanos, un análisis que se llevó a cabo en el mes de septiembre de 2015 sin limitarse a ninguna plataforma de chat en particular. España ostenta el quinto puesto, muy cerca de sus vecinos franceses. También se apunta a que las señales y los gestos que se hacen con el cuerpo desempeñan un papel importante cuando se trasladan a los emojis. Así, los 20 emoticonos más destacados se encuentran en las categorías conocidas como “cara, corazón y mano”.

Entre la proporción de símbolos visuales que contienen los mensajes, un 19,8% de los enviados en Francia cuentan con al menos uno de ellos (sacando una distancia de nueve puntos al segundo clasificado, Rusia) y el emoticono del corazón arrasa entre sus internautas. A nivel global y por edades, la franja de los 21 a los 24 años es la más apegada a este tipo de lenguaje (28.8%) por encima, incluso, de los usuarios que tienen entre 18 y 20 años, con un 25,2%. Además, las mujeres los usan más del doble que los hombres.

Si se observan otras variables culturales, las preferencias en cuanto a su uso ofrecen algunos datos curiosos. Las naciones como Australia, Francia y República Checa, con elevados niveles de individualismo, usan de forma abrumadora más símbolos de carácter feliz. Sin embargo, en México, Chile, Perú y Colombia optan en mayor medida por aquellos que expresan tristeza o sentimientos negativos. El análisis, incluso, mide el grado de incertidumbre o ansiedad de naciones como la saudí o la iraquí ante "situaciones desconocidas". Sociedades como la israelí o la colombiana —con una orientación al corto plazo— tienden a usar más emojis negativos que las centradas en valores futuros (perseverancia, ahorro…) tales como la húngara o la ucrania.

"Hemos demostrado la gran diversidad del uso de los emojis que hacen los internautas de diferentes países", afirma Qiaozhu Mei, profesor asociado en la Facultad de la Información de la Universidad de Michigan. Las conclusiones del estudio aclaran que ya se está trabajando en mejorar las sugerencias de los patrones de uso en la aplicación y la mejora de la interfaz de cara al usuario, gracias a la personalización por regiones y lenguas.

Para más adelante, se plantean analizar si realmente los símbolos empleados son coherentes con los sentimientos que se plasman en la pantalla. 

Más información