Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rohaní, reelegido presidente de Irán con el 57% de los votos

Su rival, el ultra Ebrahim Raisi, logra un honroso 38%

Hasan Rohaní, en un acto de su campaña el 9 de mayo.
Hasan Rohaní, en un acto de su campaña el 9 de mayo. efe

Hasan Rohaní ha sido reelegido presidente de Irán con el 57% de los votos, según ha anunciado este sábado el ministro iraní del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli. El moderado ha conseguido una victoria clara para continuar su programa de apertura al exterior y cautelosas reformas internas. No obstante, su rival, el ultra Ebrahim Raisi, ha logrado un honroso 38%, lo que no permitirá ignorar el peso de los sectores que rechazan esos cambios como una claudicación a Occidente.

Con una participación del 73% (41,22 millones de votos emitidos), Rohaní ha conseguido el apoyo de 23,54 millones de electores frente a los 15,77 millones que han respaldado a su rival. Rohaní gana cómodamente aunque no llega al 60% de los votos a los que aspiraban los reformistas. Se trata en cualquier caso de un resultado satisfactorio tras la particularmente agria campaña electoral. Además, a diferencia de 2013 cuando los conservadores presentaban varios candidatos, esta vez se enfrentaba en realidad a uno solo. Los otros dos aspirantes, Mostafa Hashemitaba y Mostafa Mirsalim ni siquiera han sumado un millón de votos entre ambos.

“Estoy satisfecho. Los radicales han fracasado en su empeño a pesar de todas las tretas que han utilizado durante la campaña”, señala a EL PAÍS Naqib Zadeh, comentarista político y profesor de la Universidad de Teherán, convencido de que el factor miedo que ha generado Raisí ha movilizado a una parte del electorado habitualmente escéptica. “Esto va a permitir la continuidad de la política interior y exterior que yo apoyo”, añade. En su opinión, los radicales siguen siendo una minoría y, si no hubiera sido por la retirada del alcalde de Teherán, Mohammad Baqer Qalibaf, “Raisí no hubiera sacado más de cuatro millones de votos”.

Rohaní, un clérigo de rango medio de 68 años, planteó los comicios como una elección entre mayores libertades o el extremismo. Este hombre moderado que estudió derecho en el Reino Unido, tienen en su crédito haber logrado la firma del acuerdo nuclear en 2015 que está permitiendo que Irán salga del aislamiento. De ahí que, junto a las mujeres, los jóvenes y los intelectuales, también cuente con el favor del sector privado, cuyos empresarios dependen de la apertura al exterior para hacer negocios.

“Felicito la gran victoria de la nación iraní al marcar un hito memorable en la continuación del camino de ‘sabiduría y esperanza’”, había tuiteado poco antes del anuncio oficial el vicepresidente Eshaq Jahangiri, en referencia al eslogan de la campaña del ganador. Jahangiri, un aliado de Rohaní, que se retiró de la carrera tres días antes de las elecciones, se había presentado para apoyar al presidente durante los debates televisados y maximizar el tiempo disponible en los medios estatales para canalizar su mensaje.

En 2013, Rohaní alcanzó la presidencia con 18 millones de votos, un poco más del 50% del censo, justo para evitar una segunda vuelta.

Más información