Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump recrudece sus ataques a la prensa en un discurso para celebrar 100 días de presidencia

El mandatario conmemora la fecha con un evento en Pensilvania en el que calificó a los medios de “vergüenza”

El presidente Trump durante su discurso en Pensilvania. Reuters-Quality

Donald Trump, nada más ganar las elecciones, presumió de lo que haría en sus primeros 100 días en el poder. Después dijo que el aniversario no es tan importante. Finalmente, decidió conmemorarlo con un gran evento en Pensilvania. El presidente de Estados Unidos, sin embargo, dedicó los primeros doce minutos de su discurso a atacar a los medios de comunicación, que esta misma noche celebraban en Washington su tradicional cena de corresponsales. Trump se negó a ir y este sábado se aseguró durante su discurso de que todos los asistentes entendieran por qué: “Se merecen un suspenso bien gordo, son una vergüenza”.

“No podía sentirme más contento de estar a más de 100 millas de Washington en este momento”, dijo Trump nada más subir al escenario. “Allí hay un grupo de actores de Hollywood y periodistas consolándose unos a otros. No podía estar más contento de pasar esta noche con vosotros, sois mucho mejores personas”. A pesar de sus continuos ataques, el mandatario ha demostrado tener una reacción especial con la prensa: acusa a los medios de publicar “noticias falsas” y de no cubrir su trabajo “justamente” pero también les llama para darles información exclusiva y en persona.

Trump regresó este sábado a su versión más carismática, al mismo estilo que le ayudó a conectar con millones de estadounidenses durante la campaña electoral, y desplegó la misma puesta en escena, como si no se hubieran celebrado aún las elecciones que él mismo ganó. “Con permiso”, dijo Trump al salirse del guion para explicar a la audiencia por qué no ha cumplido con su promesa de designar a China como país manipulador de divisas: “Es por algo genial: nos están ayudando con la situación en Corea del Norte”.

Desde la tensión en Asia por las amenazas de Pyongyang hasta la lucha contra el cambio climático o la creación de empleo, Trump trazó una línea entre cada uno de sus pasos en la Casa Blanca y el trabajo de los medios de comunicación. “Algunos siguen diciendo que va bien gracias a Obama”, dijo de la situación económica; “los medios solo hablan de la acusación de manipulación de divisas, pero yo creo que no es el momento de hacerlo”, aseguró en referencia a China. “Sus prioridades no son mis prioridades”, añadió una vez más sobre la prensa. “Y desde luego, sus prioridades no son las mismas que las vuestras”.

Terminados los ataques a los medios de comunicación, Trump sí repasó algunos de los momentos clave de sus primeros tres meses en la presidencia. El republicano reiteró que “construiremos el muro” en la frontera con México, “mantendremos a los terroristas islámicos radicales fuera de este país” y “expulsaremos a los miembros de bandas violentas que se han infiltrado en nuestras escuelas y amenazan a nuestros niños”.

En las gradas, cánticos de “U.S.A.”, “construye el muro” y “enciérrenla”, en referencia a Hillary Clinton, como respuesta automática a la pregunta del presidente “¿Se acuerdan de quién era mi rival?”. Trump respondió con promesas de expulsar a todas las bandas violentas como la Mara Salvatrucha, que asegura está presente en los 50 Estados del país. “Un militar me dijo el otro día que son el equivalente a Al Qaeda”, dijo Trump. Instantes después, cerraba su discurso con la promesa electoral de “hacer América grande de nuevo”.

El futuro del Acuerdo de París

Trump anunció en Pensilvania que desvelará si EE UU mantiene el Acuerdo de París por el Clima en las próximas dos semanas. El presidente declaró que el cumplimiento de este pacto, firmado en 2015 por Barack Obama junto a otros 190 países, reducirá el PIB estadounidense un 2,5% en la próxima década. “Nosotros pagamos miles de millones de dólares mientras que China y Rusia no contribuyen nada”, afirmó. Horas antes de su intervención, decenas de miles de personas exigían en una manifestación en Washington que el Gobierno de EE UU tome más medidas para proteger el clima de los avances del cambio climático.

El presidente también fue protagonista, aunque en este caso por su ausencia, de la cena de corresponsales en Washington, el único gran evento que trae a las estrellas de Hollywood a una alfombra roja en la capital de EE UU, y al que él mismo acudió en los últimos años. El actor y humorista Hasan Minhaj, de The Daily Show, fue el encargado de regatear con chistes el boicot de Trump, al que acusó de no querer reconocer la misma libertad de expresión —el derecho que conmemora esta cena cada año— que le permite “tuitear cada cosa que se le pasa por la cabeza”.

“Diría que es un honor haber tenido la oportunidad de participar, pero eso serían hechos alternativos”, dijo Minhaj nada más comenzar. “Pero nadie quería hacer este trabajo y obviamente ha tenido que hacerlo un inmigrante”. El actor, descendiente de padres indios, bromeó: “Por noveno año consecutivo hay un musulmán en el escenario”, en una referencia a los bulos que difundió Trump sobre Obama. “¿Sabíais que no toma una gota de alcohol?”, comentó Minhaj sobre el presidente republicano. “Eso significa que todas sus declaraciones, todas sus entrevistas y discursos, todos sus tuits, los ha hecho totalmente sobrio”.

Más información