Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos sanciona a 271 funcionarios sirios en respuesta al ataque químico

La penalización, una de las más extensas de la historia, supone el bloqueo de propiedades en EE UU

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, este lunes al anunciar las sanciones
El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, este lunes al anunciar las sanciones REUTERS

Estados Unidos sancionó este lunes a 271 empleados de un centro de investigación y estudios científicos del Gobierno sirio a los que considera responsables de desarrollar armas químicas. La penalización del Departamento de Tesoro, una de las más extensas de la historia, llega en respuesta al ataque con gas tóxico a principios de abril en que murieron unos 80 civiles. Como represalia por esa matanza, de la que Washington acusa al régimen de Bachar el Asad, el Pentágono bombardeó una base aérea siria.

Los empleados del centro SSRC, que tiene su sede en Siria y trabajan al menos desde 2012 en el “programa de armas químicas” sirias, tendrán bloqueadas cualquier propiedad o interés en propiedades que estén en posesión de ciudadanos estadounidenses o estén dentro de EE UU. A principios de enero, el anterior gobierno de Barack Obama ya sancionó a 18 funcionarios sirios relacionados con el programa químico.

“Nos tomamos muy seriamente cualquier indiferencia de Siria hacia vidas humanas inocentes y derrumbaremos las redes financieras de todos los individuos relacionados con la producción de armas químicas utilizadas en estas atrocidades”, dijo el secretario de Tesoro, Steve Mnuchin, en un comunicado.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, enmarcó las sanciones en la estrategia de Donald Trump de “hacer todo lo posible” en estabilizar la región. “Tenemos muchas herramientas a nuestra disposición para lograr el objetivo”, señaló en su rueda de prensa diaria.

El ataque químico ha alterado la estrategia de Trump en Siria. Su gobierno y él mismo pasaron en pocas días de considerar que la dimisión de El Asad no era una prioridad a pedir claramente su salida del poder, lanzar una ofensiva con 59 misiles y elevar el tono ante Rusia, el mayor valedor internacional del dictador sirio.

Sin embargo, el bombardeo ha supuesto, por ahora, una excepción. La hoja de ruta estadounidense ante los seis años de sangrienta guerra civil en el país árabe sigue priorizando la lucha militar contra el Estado Islámico.

Más información