Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿De dónde proceden los yihadistas? ¿Qué condenas se les imponen?

Los combatientes extranjeros del ISIS proceden de 85 países, muchos de Europa, donde los arrestados se han triplicado en solo dos años

De Túnez han salido entre 6.000 y 7.000 combatientes del Estado Islámico con destino a Irak o Siria. Este es el país con un mayor número de milicianos extranjeros, según los recuentos oficiales.  Tras el país norteafricano, Arabia Saudí (con 2.500), Rusia (2.400), Turquía (2.100) y Jordania (2.000) son los únicos Estados que superan el saldo de los dos millares. Estas cifras forman parte de una recopilación de varios estudios y recuentos, oficiales y no oficiales, publicada por dos investigadores norteamericanos en 2016, y que establece que son 85 los países de origen de los combatientes yihadistas. Todos los datos figuran en el mapa superior. Para navegar, es necesario hacer clic sobre los países: se muestran el nombre y las cifras de los recuentos oficiales y no oficiales disponibles. En varios casos, aunque se sabe que un país es origen de yihadistas, no ha sido posible cuantificar su aporte a las tropas del ISIS.

Los combatientes españoles del ISIS son 133 según recuentos oficiales y 250 según cálculos no oficiales

En Europa, Francia (con 1.700), Alemania y Reino Unido (con 760 cada uno) y Bélgica (470) son los principales países de origen de los combatientes extranjeros del ISIS. El recuento en España asciende a 133 según cifras oficiales, y a 250 según otras no oficiales, lo que sitúa al país en el lugar 26 de los que más combatientes envían a Irak y Siria. Si solo se toma en cuenta en el ranking a los Estados europeos, España ocupa el puesto número ocho de la clasificación.

El informe refleja que se ha constatado la presencia de combatientes extranjeros en otros 20 Estados, aunque no se han publicado recuentos oficiales ni no oficiales. La existencia de yihadistas nacionales es casi testimonial en otros casos: Camboya, Moldavia, Rumanía y Sudáfrica aportan solo uno por país, según los recuentos.

El estudio norteamericano concluyó que, contrariamente a algunas suposiciones, el número de combatientes extranjeros que un país aporta a las filas del ISIS no está relacionado con la pobreza o las condiciones económicas adversas. Al contrario, los investigadores se cercioraron de que muchos proceden de países con un nivel elevado de desarrollo económico, pocas desigualdades sociales e instituciones políticas sólidas. La ideología y la falta de asimilación cultural en los países de procedencia aparecen como las causas más probables de su deriva fundamentalista.

El yihadismo en la UE

A falta de datos definitivos sobre 2016, el año anterior fue el de mayor impacto del yihadismo en la UE de la última década. Se contabilizaron 17 acciones de terrorismo islamista (incluyendo no solo las ejecutadas, sino también las fallidas y las frustradas). Los datos proceden de Europol y la Unidad de Cooperación Judicial de la Unión Europea (Eurojust), un organismo de cooperación entre países para abordar los grandes delitos que trascienden las fronteras.

La cifra de arrestados por supuesto terrorismo islamista en los países de la UE se ha triplicado en solo dos años: de los algo más de 200 de 2013 a los casi 700 de 2015, más de la mitad en suelo francés, donde nueve de cada 10 detenciones por terrorismo estuvieron vinculadas con acciones de islamistas.

El segundo país por número de detenciones fue España, con 75 detenidos vinculados al yihadismo, un 40% del total de arrestos por terrorismo. Bélgica contabilizó 61 arrestos por este mismo concepto. Todos, salvo uno, se debieron a acciones delictivas de corte islamista.

En las estadísticas y gráficos de ataques y número de arrestados de este compendio no se tienen en cuenta las cifras de Reino Unido, ya que la Administración británica no publicó datos desagregados por tipo de terrorismo.

Eurojust también recopila la duración de la detención impuesta en las sentencias judiciales. En el último año con datos publicados, los veredictos más duros se impusieron en Grecia (14 años de de media) y España (11 años).

Más información