Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamás acusa a Israel de matar a uno de sus jefes en Gaza

Fuqaha recibió cuatro disparos en la cabeza de un arma con silenciador ante su casa

Milicianos de Hamás trasladan el cadáver de Mazen Fuqaha en su funeral en Gaza.
Milicianos de Hamás trasladan el cadáver de Mazen Fuqaha en su funeral en Gaza. REUTERS

A Mazen al Fuqaha, que pasó casi la cuarta parte de sus 38 años en cárceles israelíes, le estaban esperando la noche del viernes cerca de su casa en Tel al Hawa, al sur de la franja de Gaza. Jefe de los comandos de Hamás de Cisjordania que cometieron atentaron suicidas contra el Estado hebreo durante la Segunda Intifada (2000-2005), Fuqaha recibió cuatro balazos en la cabeza disparados con un arma con silenciador.

El movimiento islamista hegemónico en el enclave costero palestino acusó inmediatamente a “Israel y a los colaboracionistas” del asesinato del dirigente, condenado a perpetuidad en 2003 y liberado en 2011 en el intercambio del soldado Gilad Shalit, que estuvo secuestrado durante cinco años en la Franja, por más de un millar de prisioneros. Tras su exilio forzado en Gaza, Fuqaha se convirtió en uno de los comandantes de las brigadas Ezedín al Qassan, brazo armado de Hamás. El ataque fue atribuido por el Ministerio del Interior del enclave a “hombres armados no identificados”. Como tienen por norma, los portavoces de las fuerzas de seguridad israelíes declinaron hacer comentarios sobre hechos ocurridos fuera de sus fronteras.

“Israel sabe que la sangre de los luchadores no será derramada en vano. Hamás sabrá como reaccionar”, advirtió en un comunicado Jalil al Haya, número dos de la organizaron islamista en Gaza. “Israel es la única parte interesada en haber cometido este crimen”, remachó. Desde la designación en febrero del jefe militar Yahya Sinwar como nuevo líder político en la Franja, la tensión con el Ejército israelí no ha dejado de crecer. El nuevo hombre fuerte de la organización en el enclave palestino ha sido calificado como un dirigente radical, tanto por analistas de la prensa israelí como por expertos palestinos.

El jefe del Estado Mayor israelí, general Gadi Eizenkot, reconoció el pasado miércoles que sus fuerzas están actuando ahora en Gaza de “forma desproporcionada”, tras cada lanzamiento de cohetes de los grupos salafistas, para evitar una escalada bélica. Portavoces de Hamás han advertido también de que la organización está empezando a perder la paciencia tras los intensos bombardeos israelíes contra sus instalaciones.

Fuqaha, casado y con dos hijos, nació en Tubas, cerca de Yenín (norte de Cisjordania). Miles de partidarios de Hamás, muchos de ellos armados y con el uniforme del brazo militar del movimiento, le despidieron este sábado durante su funeral en Gaza con gritos de “venganza” contra Israel.