Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía visual de Europa: de izquierda a derecha, de europeísta a euroescéptica

Un recorrido por los colores políticos y la actitud de los parlamentos europeos ante el proyecto de integración

El sueño europeo cumple 60 años estragado por su primer gran desgarro, la salida del Reino Unido. Europa sufre pesadillas en las que tibios euroescépticos se convierten en extremistas antieuropeos incluso en lugares que mostraban una fe firme en el proyecto, como Francia o Países Bajos. Tan incierto es el futuro de la UE como variado es el reparto de colores políticos de sus 28 países miembros. La representación visual del panorama de los parlamentos nacionales muestra esa complejidad, desde los hemiciclos teñidos por el antieuropeísmo hasta otros donde predominan las fuerzas europeístas. 

En dos países incorporados en 2004 a la Unión, Hungría y Eslovaquia, se constata un mayor peso de los contrarios a la integración. Les siguen Grecia y Dinamarca. En el otro extremo, el de los más favorables al proyecto europeo, figura como más partidario uno de los fundadores, Luxemburgo. Tras el pequeño país aparece Estonia, que ingresó en 2004, y otros dos Estados pioneros, Bélgica y Alemania. El Parlamento de España cae claramente del lado europeísta.

Los tirones a un lado y a otro de cada uno de los 28 países condicionan y constriñen la política comunitaria. Aprietan aún más el corsé los jalones de la izquierda y la derecha. El análisis del color político en los parlamentos describe una realidad distinta a la de europeístas y euroescépticos, pero también muy variada. La presencia de partidos de tradición socialdemócrata en el poder hace inclinar más a la izquierda los parlamentos italiano, alemán, griego y portugués. En cambio, la derecha y extrema derecha pesan más en numerosos países incorporados ya en el siglo XXI al proyecto europeo. No se salvan de esta orientación, sin embargo, veteranos de la Unión como Países Bajos, que estrena parlamento tras las elecciones del pasado 15 de marzo. La Asamblea francesa, que se verá renovada tras las elecciones del próximo mes, aparece escorada, aunque tibiamente, hacia la izquierda.

Los datos representados de la composición parlamentaria y de la posición de los partidos hacia la integración europea y de su orientación ideológica general forman parte de dos grandes proyectos de datos en ciencias políticas. ParlGov reúne los datos de la composición de los parlamentos y Chapel Hill Expert Survey analiza periódicamente el panorama de las fuerzas políticas europeas por medio de encuestas a 337 expertos que evalúan 268 partidos del continente. Los datos mostrados corresponden a la valoración de la orientación ideológica general de los partidos actuales y de su posicionamiento ante la integración europea publicados en 2015.

En los gráficos se han representado el porcentaje del arco parlamentario que ocupan los partidos y se han ordenado de más de izquierdas a más de derechas en el caso del panorama ideológico, y de más opuestos a más favorables en el caso de la integración europea. Se representan los parlamentos actuales, sean unicamerales o bicamerales. En este último caso, se ha escogido la composición de las cámaras bajas, del Bundestag en Alemania y de la Asamblea Nacional (Državni zboren) en el peculiar sistema parlamentario de Eslovenia.

Se ha excluido del análisis el parlamento de Rumanía por el gran número de partidos presentes por primera vez en la cámara tras las elecciones de diciembre, de los que los estudios no ofrecen aún un análisis ideológico. En la comparativa sobre la actitud ante la integración europea no se ha incluido a Reino Unido, pues el estudio es anterior a la campaña previa y la victoria del Brexit, que convulsionaron la política británica.

Más información