Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Larry Summers: “Un presidente populista en México sería una gran oportunidad para China”

El ex secretario del Tesoro de EE UU defiende el TLCAN y carga contra la política económica y migratoria de Donald Trump

México
Larry Summers, ex secretario del Tesoro de EE UU. ZUMA PRESS

Pocos, muy pocos, pueden preciarse de conocer mejor que Larry Summers los entresijos de la economía estadounidense y sus innegables vínculos con México. Ex secretario del Tesoro en la segunda Administración Clinton, ex jefe de los asesores económicos de Obama y ex rector de Harvard, hoy pasea su cahé por medio mundo de conferencia en conferencia. Recién llegado a Acapulco de Pekín, donde ha participado en un evento de desarrollo global, avisa del riesgo de que México se contagie del virus político global de nuestros días: "Un presidente populista de izquierdas sería una gran oportunidad para China". Sin explicitarlo, el destinatario del dardo tiene nombre y apellidos: Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena a las elecciones de 2018, al que algunos, como Summers, sitúan en esa órbita ideológica. "No creo que un movimiento hacia el antiamericanismo y el populismo sea una buena estrategia para ningún país de América Latina".

Summers parece hechizado por lo que ha percibido durante su estancia en el gigante asiático; casi todo en su discurso tiene una arista china. "Estoy impresionado por lo que está sucediendo allí", ha reconocido en su alocución ante la plana mayor de la banca mexicana. "Y creo que no habría mejor regalo estratégico para ellos que la eliminación del TLCAN [el acuerdo comercial entre EE UU, México y Canadá en vigor desde 1994]".

El tratado, hoy puesto en tela de juicio por el nuevo presidente estadounidense y sujeto a una renegociación que echará a andar en la segunda mitad de 2017, otorga, a su juicio, una "preferencia sustancial" a los productos estadounidenses, mexicanos y canadienses frente a los chinos. "Sin él, eso cambiaría radicalmente", ha destacado el académico nacido en New Haven, uno de los mayores azotes de Donald Trump en materia económica. "Sería un mayúsculo error acabar con el TLCAN", ha alertado.

"Debe primar la visión estratégica: hay que mantener buenas relaciones con nuestros vecinos. Es de interés mutuo". El ex responsable de la política económica estadounidense ha llamado, eso sí, ha introducir cambios en un tratado que se diseñó "para un mundo distinto del que vivimos ahora". "Es tiempo de enmendar y cambiarlo para incoporar reglas sobre comercio digital". Ahí sí, ha aseverado Sumers, "todas las partes saldrían ganando".

Jugar la carta de China en la renegociación, "un error"

Aunque el ex secretario del Tesoro ha esquivado cualquier consejos a México en su diálogo con EE UU –"es difícil asesorar si uno no está cerca y, además, soy renuente a aconsejar a gente que negocia con mi país"–, sí ha destacado que el interés del país latinoamericano en que la relación fortalecida es mayor que el de Washington. "Pero hay algo positivo en todo este proceso: incluso si todo acabara bien, México aprenderá a mirar más allá y no poner todos los huevos en la misma cesta [EE UU]. Es una lección bastante constructiva".

El capítulo de recomendaciones a México no acaba, en cambio, con el aviso sobre las consecuencias que a su juicio tendría la llegada a Los Pinos de un "populista de izquierdas" tras los comicios del año próximo y sobre la necesidad de diversificar la matriz exportadora. Preguntado por si el país latinoamericano debe jugar la carta de Pekín para presionar a Washington en las negociaciones del TLCAN, Summers es tajante: "No, sería un error". "Eso solo beneficiaría a la propia China, que busca ampliar su red global; quiere tener un rol distinto en el siglo XXI del que tuvo en el XX", ha añadido.

En el plano migratorio, Summers ha cargado contra el muro fronterizo prometido por Trump –"es una herramienta del siglo XIX; las del siglo XXI son los escáneres y la buena gestión de datos"– y ha apelado a un cambio en las creencias instaladas en una parte importante de sus compatriotas: "Tienen que saber que el flujo neto ha sido de EE UU a México en los últimos años".

El extitular del Tesoro estadounidense ha dejado para el final de su intervención la nota más optimista. Asistente habitual de la reunión anual de la banca mexicana, Summers ha destacado la evolución del país norteamericano. "Es un lugar bien distinto del que era hace 20 años, cuando empecé a venir". Sus palabras han provocado una ovación cerrada en un auditorio acostumbrado a la mesura. Solo el dimisionario Carstens le hace sombra Summers en Acapulco.

Más información