Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hermano del líder norcoreano Kim Jong-un fue asesinado con un arma química

Los análisis malasios han detectado el agente nervioso VX en la cara y ojos del cuerpo de Kim Jong-nam

La autopsia ordinaria practicada al cuerpo de Kim Jong-nam no arrojó resultados concluyentes, por lo que los investigadores malasios encargados de esclarecer su extraña muerte en Kuala Lumpur enviaron muestras de los tejidos al Departamento nacional de Química. Los análisis preliminares de su Centro para Análisis de Armas Químicas fueron contundentes: en la cara y los ojos del hermano del líder norcoreano Kim Jong-un había agente nervioso VX, una de las armas químicas más potentes conocidas en el mund

Kim Jong-nam, escoltado por la policía japonesa en el aeropuerto de Narita, en mayo de 2001.

Kim Jong-nam murió el pasado día 13 tras ser atacado por dos mujeres en el vestíbulo de la terminal 2 del aeropuerto de Kuala Lumpur, cuando se disponía a tomar un vuelo de regreso a Macao y en un incidente aún con muchas más incógnitas que respuestas firmes, que retrotrae a los tiempos de la Guerra Fría.

Tras anunciar los resultados de los análisis en un comunicado, y precisar que aún están pendientes otras pruebas, el jefe de la Policía malasia, Khalid Abu Bakar ha señalado que ahora los especialistas tratan de determinar si quedan trazas de esa sustancia, muy poco volátil, en el aeropuerto. Los investigadores también buscan esclarecer si el agente nervioso se fabricó en Malasia o en otro país, y en este último caso cómo entró. “Si fue una cantidad pequeña, nos habría sido muy difícil detectarla”, indicó Abu Bakar.

Malasia ha detenido a cuatro personas en torno al caso, entre ellas un químico norcoreano y las dos mujeres -una vietnamita y otra indonesia- que supuestamente envenenaron a Kim Jong-nam, de 45 años, acercándosele por detrás y esparciéndole una sustancia en la cara.

Una de las preguntas aún sin respuesta es cómo fue posible que las dos mujeres no se envenenaran ellas mismas, dada la toxicidad del producto. La Policía malasia aduce que inmediatamente tras el ataque, y antes de escapar en un taxi, se lavaron las manos. Una de ellas -ha señalado Abu Bakar- ha estado vomitando, uno de los síntomas de intoxicación.

Que Kim Jong-nam fuera envenenado con esta sustancia reafirma la teoría de que Corea del Norte se encuentra detrás de una muerte que ha asombrado al mundo por sus ecos de los tiempos de la Guerra Fría. Es una teoría que Corea del Sur ha proclamado desde el momento en que se anunció la muerte del hermano mayor de Kim Jong-un, y que ha llegado a calificar de “atentado terrorista”.

Corea del Norte lo niega todo. Niega que el fallecido sea el hermano de Kim Jong-un, únicamente un norcoreano común y corriente, y rechaza tener responsabilidad alguna en la muerte. Siempre ha negado, también, que cuente con armamento químico, aunque no ha firmado la Convención Internacional contra estas armas y Seúl considera que posee entre 2.500 y 5.000 toneladas. El proyecto Nuclear Threat Initiative, que estudia las armas de destrucción masiva, considera que ese país cuenta con el mayor tercer arsenal después de Estados Unidos y Rusia, y cuenta con agentes nerviosos V, gas sarin y gas mostaza, entre otras sustancias.

Pero los investigadores en Malasia, un país con el que hasta ahora el régimen de Kim Jong Un había mantenido relaciones amistosas, apuestan por la conexión norcoreana. Además del químico detenido, ha emitido orden de arresto contra otros cuatro ciudadanos de ese país -Hong Song-hae, Ri Ji-hyon, O Jong-gil y Ri Jae-nam-, que cree que han conseguido huir y regresar a Pyongyang. Los cuatro son sospechosos de haber reclutado y adiestrado a las dos mujeres.

Además, los investigadores malasios han pedido permiso para interrogar al segundo secretario de la Embajada norcoreana en Kuala Lumpur, Hyon Kwang-song, así como a un empleado de las líneas aéreas norcoreanas, Kim Uk-il. El embajador norcoreano, Kang Chol, ha respondido asegurando que su país “no se puede fiar” de la investigación, unas declaraciones que le han costado una advertencia de expulsión y la llamada a consultas del legado malasio en Pyongyang.

Hasta el momento, el cuerpo continúa bajo la custodia de las autoridades malasias, a la espera de que los familiares aporten muestras de ADN y lo reclamen. El comunicado de Abu Bakar no identifica a Jong-nam por nombre y únicamente se refiere a “un ciudadano norcoreano”.

Los servicios secretos surcoreanos creen que Corea del Norte había emitido una orden permanente de muerte contra Kim Jong-nam. Hijo de la relación entre el difunto Kim Jong-il y la actriz Song Hye-rim, se le consideró durante años el posible sucesor del “Querido Líder”, pero cayó en desgracia y se autoexilió después de ser detenido cuando intentaba entrar en Japón con un pasaporte dominicano.

Kim Jong-un, que llegó al poder en Corea del Norte a la muerte de Kim Jong-il en diciembre de 2011, ha mostrado su disposición a librarse de cualquier enemigo potencial, incluso dentro de su propia familia. En 2013 ordenó la ejecución de su tío, Jang Song-thaek, hasta entonces considerado el “número dos” del régimen y verdadero poder en la sombra.

Más información