Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Eddie Izzard o el humor como arma contra el ‘Brexhate’

El cómico británico presentó su espectáculo de 60 minutos en castellano sin conocer el idioma mientras su país se escinde de la Unión Europea

El cómico, actor y activista Eddie Izzard.
El cómico, actor y activista Eddie Izzard.

La sala Ancona de Madrid se apresura a ocupar sus asientos justo a tiempo para que una figura femenina suba al escenario y reciba su primera ovación de la noche en un humilde gesto de agradecimiento. Un suspiro antes de comenzar y una pequeña confusión en el calentamiento, corregida por su atento hermano ipad en mano, dan lugar a una tormenta de humor ácido y transgresor que embriaga al espectador en una suerte de borrachera hilarante.

No hay tiempo para prepararse para lo que viene a continuación. Eddie Izzard pone en marcha el repertorio que lo ha aupado a ser considerado una de las grandes figuras del humor en un idioma del que apenas chapurrea alguna palabra que otra. No falla en un solo acento ni se deja una palabra. Lo recita de memoria y sin descanso. Agradece los aplausos, pero pide con un gesto de la mano que no se prolonguen con gesto de concentración. Todo esto acontece en un momento en el que Reino Unido inicia su proceso de salida de la Unión Europea, recientemente activado por la Cámara de los Comunes.

Viste una ceñida americana, una elegante falda y tacones. Su pelo corto y ligero y maquillaje le confieren el aspecto de una amable mujer con la que disfrutar de té en un bar de Cavalry. Pero pronto se contradice con sus chistes sobre dioses, sacrificios humanos, domas en armarios o su gran clásico, con Darth Vader pidiendo espaguetis carbonara en una cantina. El punto extra de picante lo añade el carrusel de improperios españoles que despliega, como si llevase una vida escuchando la jerga local.

No es la primera vez que lo hace. Alemania y Francia ya fueron testigos de su magnetismo. En el futuro hará lo propio en árabe y en ruso. Tampoco hay dinero de por medio. Izzard ha llenado estadios con aforo de más de diez mil localidades en Reino Unido y Estados Unidos. Tiene algo que contar al mundo. En una época de nacionalismos exacerbados, el cómico apuesta por abrazar lo diferente. Cuando unos mandan construir murallas, él pide derribar barreras. Niega la quimera de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

“Es un tiempo de Brexhate y Trumphate y de volver a los años 30. Y si no funcionó bien en aquel momento, no lo hará esta vez. Hay que luchar y revelarse, de la forma que sea. Es bueno sentirte orgulloso de tu país pero hay que llegar a otros. Tenemos que hacer de este mundo uno solo para darles a todos una oportunidad o nos borraremos de la faz de la Tierra. Correr y esconderse no es suficiente. Construir muros y odiar no funciona”, proclama al final de su actuación, a la vez que anuncia una gira por América Latina que iniciará en Ciudad de México. A su vuelta, pretende recorrer toda la geografía española.

El compromiso del artista con lo político va más allá del espectáculo. Eddie Izzard pretende presentar su candidatura como miembro del parlamento de Reino Unido para representar en la Casa de los Comunes al partido laborista. No se sabe cuando el chiste se separa de la realidad, cuando es el artista o la persona la que habla. Solo hay un patrón común: El poder de la risa ante el odio. Su única arma un micrófono, su único escudo el aplauso de un público entregado.

Más información