Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU avisa a Corea del Norte de que un ataque tendría una respuesta “abrumadora”

Mattis, general retirado, visita Corea del Sur en la primera gira de un miembro del Gobierno Trump

 Hwang Kyo-ahn, Jefe de Estado de Corea del Sur saluda al Secretario de Defensa estadounidense en Seúl este jueves.
Hwang Kyo-ahn, Jefe de Estado de Corea del Sur saluda al Secretario de Defensa estadounidense en Seúl este jueves. AFP

Un ataque de Corea del Norte recibiría una respuesta "efectiva y abrumadora", ha declarado el nuevo secretario de Estado de Defensa estadounidense, James Mattis, en Seúl. El responsable del Pentágono visita Corea del Sur dentro de una gira que incluye a Japón y que tiene como misión principal garantizar a dos aliados clave que la nueva Administración en Washington mantendrá la política de seguridad para la región.

El régimen de Pyongyang "prosigue el lanzamiento de misiles, el desarrollo de su programa de armas nucleares y una retórica y un comportamiento amenazadores", sostuvo Mattis antes de una reunión con el ministro de Defensa surcoreano, Han Min-koo, según informa la agencia Yonhap.

Tanto Seúl como Tokio han seguido con intranquilidad las declaraciones de Trump desde la campaña electoral, cuando el entonces candidato apuntó su deseo de que Japón y Corea del Sur -los dos países que tienen más que temer de un hipotético ataque norcoreano- contribuyeran más a pagar su propia defensa. EE UU cuenta con 47.000 soldados destacados en Japón y 28.500 en Corea del Sur.

Ambas capitales también han visto con inquietud la retirada estadounidense del TPP, el tratado de libre comercio a ambos lados del Pacífico que se tardó seis años en negociar y con el que la Administración Obama quería reforzar sus lazos con los aliados de esta región.

“Nuestra intención es estar codo con codo con ustedes y enfrentarnos juntos”, declaró también Mattis en una reunión anterior, el jueves a su llegada a Seúl, con el primer ministro surcoreano, Hwang Kyo-ahn. Hwang ha asumido las funciones de jefe de Estado tras la destitución de la presidenta Park Geun-hye y a la espera de que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la validez de la inhabilitación. “Nuestra nueva Administración hereda una relación muy fuerte, de mucha confianza entre los dos países y nuestro compromiso es hacerla aún más fuerte”, declaró el exgeneral.

En esa reunión, Hwang pidió un aumento de la presión sobre Pyongyang— capital norcoreana—, incluidas mayores sanciones. “Corea del Sur y EE UU deben intentar lograr un cambio en el cálculo estratégico de Corea del Norte impidiendo la agresión del norte”, indicó Hwang en un comunicado citado por Reuters.

Los dos países han abordado también el despliegue del polémico escudo antimisiles THAAD y se han comprometido a mantener el calendario inicial, que prevé la instalación para finales de 2017. El sistema defensivo, cuyo despliegue acordaron los dos países el año pasado, ha generado importantes divisiones entre el público, mientras la oposición de izquierda, favorita en las elecciones que deben celebrarse este año, había reclamado que la decisión final correspondiera al próximo Gobierno.

El THAAD cuenta también con la oposición de los vecinos Rusia y China, que consideran que ese sistema puede utilizarse en su contra o disparar una carrera de armamento en la región. “El único país que tiene algo que temer del THAAD es Corea del Norte si participan en algo que sea ofensivo”, explicó a su llegada a la base aérea de Osan, en las afueras de Seúl, en declaraciones recogidas por la cadena CNN.

El líder supremo norcoreano, Kim Jong-un, anunció en su discurso de comienzo del año que su Ejército prepara la primera prueba de un misil balístico intercontinental, con capacidad de alcanzar territorio estadounidense. En respuesta, Trump replicó en uno de sus ya célebres tuits que “¡no ocurrirá!”

Pero Trump no ha especificado qué pasos piensa dar para impedirlo, y Corea del Norte ha puesto en marcha de nuevo el reactor de su planta nuclear de Yongbyon, según 38 North, un programa especializado en Corea del Norte del centro de estudios estadounidense SAIS.

Más información