Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exdictador panameño Noriega sale de prisión para ser operado de un tumor cerebral

La justicia panameña ha decidido que permanezca en arresto domiciliario en espera de la intervención quirúrgica

Noriega, durante su ingreso a prisión en diciembre de 2011.
Noriega, durante su ingreso a prisión en diciembre de 2011. AFP

Urgido de una intervención quirúrgica en el cerebro, el exdictador panameño Manuel Antonio Noriega Moreno ha sido autorizado a salir temporalmente de prisión, según informó el abogado panameño Guillermo Cochez a EL PAÍS. Noriega, que fue arrestado en 1990 por narcotráfico en Panamá por tropas del Ejército de Estados Unidos, podrá celebrar por primera vez su cumpleaños en su hogar desde que fue encarcelado. 

Cochez, exembajador de Panamá en la Organización de Estados Americanos y asesor del equipo jurídico de Noriega, explicó que el exgeneral, que cumplirá 83 años el próximo 11 de febrero, se someterá a una cirugía en los próximos días en la cabeza por un tumor benigno y que, por recomendación médica, luego deberá permanecer un tiempo en su residencia en la capital panameña para su recuperación. El fallo a favor de Noriega fue adoptado por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, precisó Cochez.

El hospital público panameño en el que Noriega será intervenido carece de las características esenciales para el posoperatorio. Los médicos a los que la Corte ordenó que inspeccionaran la residencia de Noriega determinaron que la casa reúne las condiciones para recuperarse de la cirugía, relató Cochez.

El diario La Prensa, el principal de la capital panameña, informó que el abogado panameño Ezra Ángel, del equipo jurídico de Noriega, dijo que “la medida aún no ha sido ejecutada, por lo que el exdictador continúa en la cárcel”, a las afueras de la ciudad de Panamá, agregó el rotativo.

El Gobierno de Panamá, por su lado, aclaró en comunicado que el sistema penitenciario todavía “no ha recibido” de la Corte “notificación de fallo o decisión en relación con un posible depósito domiciliario” del exgeneral Noriega.

Con un deteriorado estado de salud, el exdictador ha estado preso en la cárcel El Renacer desde diciembre de 2011. Después de cumplir 20 años de condena por narcotráfico en Estados Unidos, Noriega fue enviado en 2010 a Francia donde fue condenado a siete años de prisión por lavado de dinero procedente del narcotráfico. Pero en diciembre de 2011 el país galo lo extraditó a Panamá donde se enfrentó a tres condenas de 20 años cada una por crímenes cometidos durante su régimen, incluida la desaparición y muerte del médico opositor Hugo Spadafora.

Además Noriega espera ser enjuiciado, entre otros presuntos delitos, por la desaparición y muerte del sindicalista izquierdista panameño Heliodoro Portugal en un misterioso episodio ocurrido en 1970 cuando el ahora degradado exgeneral comandaba el espionaje militar de la ya desaparecida Guardia Nacional (GN) de Panamá y era un aliado de la CIA en la lucha contra las guerrillas comunistas en América Latina y el Caribe.

Panamá fue gobernada en esa época con mano dura por el general Omar Torrijos, convertido entonces en hombre fuerte de ese país desde que en octubre de 1968 fue parte de los cabecillas de un golpe de Estado en contra de Arnulfo Arias Madriz, presidente de turno que completó apenas 11 días de gestión. Por su lealtad a Torrijos y como jefe de una zona militar fronteriza con Costa Rica, Noriega pasó a ser el jerarca del aparato de inteligencia, consolidó sus nexos con la CIA y dirigió las operaciones represivas a los opositores, con los partidos políticos panameños disueltos o declarados en la ilegalidad.

Tras la muerte de Torrijos en un misterioso accidente aéreo en 1981, Noriega entró en la pugna con sus rivales en las filas militares y en 1983 asumió la jefatura de las Fuerzas de Defensa de Panamá. En ese cargo estuvo hasta diciembre de 1989, cuando tropas de EE UU invadieron Panamá y le capturaron en enero de 1990, para trasladarlo a Florida. En el país norteamericano fue condenado a 40 años de prisión por narcotráfico y delitos de narcoactividad.

Más información