Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo jefe del Tesoro de Estados Unidos promete una gran rebaja fiscal para la clase media

Trump opta por dos pesos pesados de Wall Street para dirigir la primera economía del mundo

Steven Mnuchin
Steven Mnuchin llega a la Torre Trump en Nueva York, este miércoles. EFE

Dos de las figuras más influyentes del Wall Street dirigirán la mayor economía del mundo. Donald Trump ha nominado este miércoles al exbanquero de Goldman Sachs Steven Mnuchin como próximo secretario del Tesoro de Estados Unidos y al inversor Wilbur Ross como responsable de Comercio. Mnuchin se convierte en el cuarto goldmanita en este cargo en la historia reciente (tras Hank Paulson y Robert Rubin, nombrados por George W. Bush y Bill Clinton, respectivamente). Ya hay una primera pista de por dónde irán los tiros: en una entrevista, Mnuchin ha avanzado que no habrá bajadas de impuestos para los ricos, sino una bajada importante para la clase media, y que cambiará la reforma financiera de Obama.

Las palabras de Mnuchin matizan las promesas electorales del próximo presidente, más maximalistas, tanto en lo que a las reducciones de impuestos generalizadas se refiere como a la regulación financiera de la Administración demócrata, que termina en enero. “Cualquier reducción fiscal que tengamos entre los ingresos más altos será compensada con menos deducciones fiscales, así que no habrá una rebaja tributaria en términos absolutos para los más ricos. Habrá un gran recorte para la clase media”, explicó en la cadena CNBC.

El programa fiscal de Trump contemplaba reducir a tres los tramos del impuesto de la renta (12%, 25% y 33%), frente a los siete que hay ahora, el máximo de los cuales alcanza el 39,6%. El de sociedades bajaría del 35% al 15% y contempla dejarlo en el 10% durante un año para aquellas empresas que repatrien beneficios que tienen fuera. El equipo de Trump espera que una sexta parte de este dinero en el extranjero (se calcula que son dos billones de dólares) regrese.

El secretario del Tesoro también será el encargado de cambiar la regulación financiera que Obama alumbró tras la debacle financiera, recogida en la llamada Dodd-Frank Act (los apellidos del senador y el congresista que la redactaron). El futuro secretario del Tesoro, que sustituye en el cargo a Jack Lew, avanzó este miércoles que la normativa resulta “demasiado complicada” y ello “restringe el crédito”. “Queremos deshacer partes de la Dodd-Frank y esa será la prioridad número uno”, dijo.

Mnuchin de 53 años, dirigió y creó sus propios fondos de inversión de riesgo (Dune y OnweWest) tras 17 años en Goldman Sachs. Se hacía con activos en capa caída -“estresados”, de acuerdo con la jerga financiera- como las hipotecas insolventes. Trump pone como ejemplo de su pericia la operación de compra de la hipotecaria IndyMac Bank por 1.600 millones de dólares y la posterior venta por 3.400. También tiene un pie en Hollywood, como fundador de la productora RatPac-Dune, responsable de superproducciones como Avatar, American Sniper o X-Men.

Trabajará codo con codo con otro veterano de Wall Street, el elegido por Trump para Comercio. Wilbur Ross tiene 78 años y una larga carrera como inversor en activos en crisis que reestructura y vende, lo que le otorga la categoría de tiburón desde el punto de vista de alguno, o de reformador de empresas en crisis, desde el punto de vista de otros. El plan económico del presidente electo persigue un objetivo de crecimiento económico para Estados Unidos del 3% al 4%, cuando en 2015 se expandió un 2,4%.

Fe de errores

Una versión anterior de este artículo afirmaba erróneamente que Timothy Geithner, secretario del Tesoro con Barack Obama, había trabajado para Goldman Sachs. No es así, Geithner no trabajó para ese banco.

Más información