Muere Bernardo Álvarez, el hombre de Caracas en Washington

El diplomático era representante de Venezuela ante la OEA y antes fue su embajador en EE UU

Bernardo Álvarez era el hombre de Caracas en Washington. Ahí estuvo, al frente de la embajada venezolana en la capital estadounidense, hasta que se produjo la ruptura de relaciones que dejó, hasta hoy, a las dos capitales sin representación diplomática formal, en 2010. Y ahí regresó una vez más, cinco años más tarde, para ponerse al frente de la delegación ante la Organización de Estados Americanos (OEA), en momentos en que este organismo se convertía en una de las voces más críticas del gobierno de Nicolás Maduro. El veterano diplomático, que también fue representante de Venezuela en España, falleció este viernes a los 60 de un infarto en Caracas.

El embajador de Venezuela ante la OEA, Bernardo Álvarez
El embajador de Venezuela ante la OEA, Bernardo Álvarez Greg Miller (EFE)

Fue la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, la que adelantó la noticia en las redes sociales. “Se nos fue el profesor, embajador, vicecanciller y hermano de la vida Bernardo Álvarez. Un militante incansable del optimismo”, tuiteó la jefa de la diplomacia venezolana anunciando la muerte del también vicecanciller para América del Norte. Fuentes de la embajada venezolana ante la OEA en Washington confirmaron a EL PAÍS que Álvarez (Carora, 1956) falleció en Caracas de un infarto cuando, tras sentirse indispuesto en su casa en la mañana, era trasladado en ambulancia a una clínica.

“Honor y Gloria a nuestro Camarada de mil Batallas Bernardo Álvarez, quien hoy se nos fue, dejando su fuerza moral para seguir haciendo Patria", lamentó Maduro en otro mensaje en las redes sociales.

También el secretario general de la OEA, Luis Almagro, manifestó su “profundo pesar” con un diplomático al que, pese a haber mantenido el último año y medio fuertes enfrentamientos políticos, siempre respetó y valoró por su “admirable decencia pública” y su “más profundo sentido del deber”. “La fuerza demostrada por el embajador Álvarez para dialogar y buscar consensos, actuando con profundo respeto de las investiduras propias y ajenas será siempre considerada por mí como ejemplar”, aseveró el jefe del organismo hemisférico en un comunicado.

Fue esa capacidad negociadora en la que confió el chavismo desde pronto para defender sus políticas en una de las plazas más difíciles, Washington. El fallecido presidente Hugo Chávez lo nombró embajador ante la Casa Blanca entre 2003 y 2010, cuando Washington y Caracas rompieron de forma definitiva unas relaciones diplomáticas interrumpidas brevemente dos años antes y que hasta hoy no han sido restablecidas. El politólogo fue designado un año más tarde como embajador en Madrid, de donde fue llamado a consultas en abril de 2013, en protesta de Caracas por lo que consideró una injerencia del Gobierno de Mariano Rajoy en las elecciones que dieron la presidencia a Maduro tras la muerte de Chávez. Álvarez fue nombrado entonces como secretario general de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), hasta que, en octubre de 2015, regresó a Washington para ponerse al frente de la delegación ante la OEA, en momentos en que su secretario general se convertía en una de las voces más críticas de la región contra el Gobierno de Maduro, al que este año acabó activando la Carta Democrática Interamericana.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Departamento de Estado norteamericano confirmó haber recibido la notificación de la muerte del más alto representante de Venezuela en Washington en los últimos años y personaje clave de los esfuerzos por abrir una vía de diálogo bilateral pese al distanciamiento político. Un portavoz ofreció las condolencias de Washington a la familia de Álvarez y al Gobierno de Venezuela.

Sobre la firma

Silvia Ayuso

Corresponsal en París. Previamente formó parte del equipo de EL PAÍS en Washington. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó su carrera en la agencia Efe y posteriormente en la alemana Dpa, para la que también fue corresponsal en Santiago de Chile, La Habana y Washington.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS