Merkel defiende los valores liberales frente a un EE UU que se cierra

La líder alemana admite su insatisfacción por la retirada de Trump del pacto comercial del Pacífico

La canciller alemana, Angela Merkel, el miércoles en un debate parlamentario en Berlín.
La canciller alemana, Angela Merkel, el miércoles en un debate parlamentario en Berlín. FABRIZIO BENSCH (REUTERS)

Investida ya como candidata in péctore para las elecciones del próximo año, la canciller Angela Merkel lanzó el miércoles un alegato a favor de la cooperación entre países como única herramienta con la que modelar la globalización. Merkel comenzó su intervención en el Parlamento alemán con una cita de Mario Vargas Llosa en la que el Nobel peruano describía la convivencia entre personas distintas como uno de los grandes avances de la civilización. Frente a un EE UU que da muestras de cerrarse en sí mismo, la líder alemana apuesta por ir en la dirección contraria.

“Estoy profundamente convencida de que la apertura nos traerá más seguridad que el aislamiento”, dijo en su primer discurso tras anunciar el pasado domingo su disposición a presentarse a un cuarto mandato.

Más información
Merkel luchará por un cuarto mandato en “tiempos inciertos”
Trump se retirará del tratado comercial del Pacífico nada más llegar al Gobierno
Merkel recibe a Obama convertida en baluarte de los valores liberales

Dos semanas después de la elección de Donald Trump, el Gobierno alemán aún no sabe a qué atenerse con el próximo presidente de EE UU, ni cuáles de sus promesas de campaña cumplirá y cuáles no. Pero los primeros mensajes que llegan no son del agrado de Berlín, como el anuncio de retirada inmediata del tratado de libre comercio con el Pacífico. Una decisión que, muy probablemente, también habría tomado la candidata demócrata Hillary Clinton si hubiera ganado las elecciones.

“Lo diré abiertamente. No estoy contenta (con este anuncio). No sé quién se beneficiará de ello. Solo sé que habrá otros acuerdos comerciales, y que estos no cumplirán los requisitos de este”, aseguró, en lo que parecía una referencia velada a que potencias como China pueden aprovecharse del vacío que dejará EE UU si da marcha atrás en el libre comercio.

Criticar a Erdogan, pero mantener el diálogo

Alemania observa con preocupación la deriva autoritaria en Turquía. Y teme que el camino tomado por el presidente Recep Tayyip Erdogan derive en nuevos y más peligrosos conflictos. Pero, pese a todas las complicaciones, la canciller Angela Merkel apuesta por mantener el diálogo. “Eso no excluye que hablemos con claridad sobre hechos alarmantes”, dijo el miércoles en el Bundestag.

Este es el mensaje que recogió en Ankara la semana pasada el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier. En un encuentro muy tenso, el primer ministro turco acusó a Alemania de dar cobijo a terroristas kurdos. Pese a los reproches mutuos, el ministro considera imprescindible mantener el diálogo, una petición que oyó también de sectores críticos con Erdogan.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Merkel participaba en el debate presupuestario del Bundestag. Pero más allá de los ingresos y gastos del Estado alemán, alertó, por ejemplo, de los riesgos que surgen por los nuevos métodos con los que los ciudadanos se informan.

“No debemos infravalorar lo que ocurre con Internet. Hoy, las páginas falsas o los trolls en Internet pueden falsear la opinión pública. Tenemos que aprender a afrontar estos fenómenos para alcanzar a los ciudadanos”, aseguró. En este sentido, respaldó los intentos de su Gobierno de luchar contra los mensajes de odio que circulan en redes sociales como Facebook. “Un cuarto de siglo después de la caída del muro de Berlín, vemos que lo que antes dábamos por hecho ya no es evidente”, añadió.

Merkel dijo ser consciente de que Alemania sola no puede resolver los problemas del mundo, uno de los reproches habituales de los que le critican por haber acogido el año pasado a 890.000 solicitantes de asilo. Pero sí apostó por una mayor involucración de su país en la escena internacional.

En clave interna, la líder parlamentaria de Die Linke (La Izquierda), Sahra Wagenknecht, reprochó a Merkel y a su Gobierno no reaccionar ante avisos de la población como el sí británico a abandonar la UE o la victoria de Trump.

“Lo que han hecho los ciudadanos de EE UU no es elegir a Trump, sino decir que no quieren seguir como hasta ahora. Y para ello tienen todos los motivos”, dijo Wagenknecht, extrapolando una sensación de insatisfacción también presente entre las capas más desfavorecidas de la sociedad alemana. “Sé que hay ciudadanos en Alemania que tienen necesidades. Pero también sé que a los alemanes les va ahora mejor que nunca”, respondió Merkel.

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS