La justicia reinstala a Jean-Marie Le Pen como presidente de honor del FN

Los jueces, en cambio, validan su expulsión como militante por unos comentarios antisemitas

Jean-Marie Le Pen, fundador del Frente Nacional, llega a una sesión del juicio en Nanterre (Francia), el pasado octubre.
Jean-Marie Le Pen, fundador del Frente Nacional, llega a una sesión del juicio en Nanterre (Francia), el pasado octubre.PHILIPPE LOPEZ (AFP)

A sus 88 años, Jean-Marie Le Pen sigue queriendo guerra y acaba de ganar una de las múltiples batallas que mantiene con su hija Marine Le Pen, presidenta del ultraderechista Frente Nacional que él fundó hace medio siglo. Por decisión judicial, el menhir, como se le denomina en Francia, tiene que ser readmitido como presidente de honor de la formación, cargo del que fue expulsado el año pasado.

Las tensiones entre padre e hija surgieron desde que esta le sustituyó en la presidencia del partido en 2011. Ella cambió radicalmente de estrategia con un plan para desdemonizar la imagen del partido como único camino para llegar al poder.

Más información
Jean-Marie Le Pen es expulsado del Frente Nacional francés
El triple Frente Familiar de los Le Pen

Jean-Marie Le Pen no se lo perdonó. Para ello, siguió haciendo las habituales declaraciones injuriosas y xenófobas contra judíos, musulmanes y migrantes. La gota que colmó el vaso llegó el año pasado cuando el menhir reiteró que la exterminación de judíos en hornos crematorios y cámaras de gas a manos de los nazis fue “un detalle de la historia”.

También señaló que él nunca ha considerado “traidor” al mariscal Philippe Pétain, general y máxima autoridad del llamado Régimen francés de Vichy que colaboró estrechamente con los nazis durante la II Guerra Mundial.

Marine Le Pen optó por llevar hasta el final la muerte política del padre. Lo expulsó del partido como militante y anuló el cargo de presidente de honor de la organización. Esa función incluye un despacho en la sede del partido, coche con personal de seguridad, un sueldo, tarjeta de crédito para gastos de representación y el derecho a asistir a las reuniones de la dirección.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
La decisión llega en un momento delicado para Marine Le Pen, en plena precampaña de las elecciones presidenciales 

El menhir recurrió ese “asesinato político”, como lo llamó su abogado, porque él fue nombrado presidente vitalicio de honor en un congreso, máximo órgano del partido. “Matar a su papá es algo sucio”, dijo Jean-Marie Le Pen, quien dijo sentirse “avergonzado” de que su hija llevara el mismo apellido.

Ahora, un tribunal de Nanterre, la localidad próxima a París donde el FN tiene su sede, admite la expulsión como militante, pero obliga a restituirle como presidente de honor. Además, obliga al partido a indemnizar a su fundador con 15.000 euros. Para la formación ultraderechista, el veredicto es "aberrante e incoherente", pero el fundador ha dicho que piensa regresar a su puesto.

El mismo abogado, Frédéric Joachin, considera ahora “una victoria” el veredicto judicial. La decisión llega en un momento delicado para Marine Le Pen, en plena precampaña de las elecciones presidenciales del año que viene.

Jean-Marie Le Pen, eurodiputado, ha sido ya condenado en varias ocasiones por provocación al antisemitismo o amenazas. Hace unos días, y por cuarta vez en las últimas décadas, el Parlamento Europeo ha votado a favor de levantar su inmunidad parlamentaria también por sus comentarios antisemitas.

La Eurocámara también le reclama 320.000 euros por haber mantenido durante años como asistente ficticio a un alto cargo del FN.

Sobre la firma

Carlos Yárnoz

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS