Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de muertos en dos naufragios frente a Libia

La ONU informa de al menos 239 víctimas, según testimonios de dos supervivientes

Migrantes y refugiados caen al mar durante una operación de rescate, este jueves. Ver fotogalería
Migrantes y refugiados caen al mar durante una operación de rescate, este jueves. AFP

El mar Mediterráneo ha vivido este jueves una nueva tragedia migratoria con dos nuevos naufragios que dejaron decenas de muertos frente a las costas libias. Las embarcaciones se hundieron durante la madrugada, pero la magnitud del desastre se conoció a lo largo del día, con la llegada de los supervivientes a la isla italiana de Lampedusa. Ya en suelo europeo, los pripios rescatados relataron que habían perdido al menos a 239 compañeros de viaje. Más de 4.000 personas han fallecido en el Mediterráneo en 2016, un trágico récord desde que la ONU comenzó a registrar estos datos en 2006.

Como es habitual, las barcazas —en pésimas condiciones— partieron abarrotadas desde las costas de Libia con la intención de llegar a Europa. Mandaron la señal de socorro a la Guardia Costera italiana, que coordina las labores de salvamento en el Mediterráneo, pero el rescate no llegó a tiempo. Las embarcaciones se volcaron, probablemente debido a las malas condiciones del mar, y los migrantes cayeron al agua. Cuando las localizaron, los guardacostas encontraron dos barcas medio hundidas.

Uno de los naufragios ocurrió en torno a las tres de la madrugada de ayer, poco después de salir de Libia, según los testimonios de los supervivientes, recogidos por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur). En la lancha, entre los demás migrantes, viajaban al menos 20 mujeres y seis niños. Cuando llegaron los equipos de rescate, la mayoría se había ahogado. Pudieron salvar a 27 personas y recuperar 12 cuerpos sin vida, entre ellos, los de tres bebés, relató la portavoz de la agencia, Carlotta Sami.

Decenas de muertos en dos naufragios frente a Libia

Flavio di Giacomo, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Italia, constató que en el segundo naufragio solo hubo dos supervivientes, dos mujeres que viajaban en un bote de goma junto con otras 130 personas.

La Guardia Costera informó de que iba a seguir con los trabajos de búsqueda. “Todavía no sabemos exactamente cuántos desaparecidos hay”, declaró un guardacostas. En los rescates participaban cinco naves de salvamento, una de ellas de la ONG Save the Children, y también un helicóptero, que trasladó a los heridos más graves a la isla de Lampedusa. Algunos de ellos estaban en muy malas condiciones, con importantes contusiones, hipotermia o ataques epilépticos.

“Sabemos que, por muy eficiente que sean los dispositivos de socorro, la gente continúa muriendo con una frecuencia insoportable. Basta de tragedias, corremos el riesgo de vivir un verdadero genocidio. Es necesario activar los corredores humanitarios, de lo contrario, no terminaremos nunca de contar muertos”, ha criticado la alcaldesa de Lampedusa, Giusi Nicolini.

Aunque este 2016 estén llegando menos migrantes que en 2015 a las costas comunitarias, está siendo, sin embargo, el año más mortífero de los últimos diez, según la ONU. Con las más de 230 muertes de esta semana, son 4.220 los migrantes fallecidos en lo que va de año en el Mediterráneo, según Leonard Doyle, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). 

Declaraciones de Leonard Boyle, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones.

Más información