Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hillary Clinton recupera apoyos entre los votantes más jóvenes

La candidata demócrata no ha logrado hasta ahora convencer a uno de los grupos del electorado que consolidó las victorias de Barack Obama

Los votantes menores de 35 años han sido calificados en los últimos meses desde “el talón de Aquiles” de la candidata demócrata Hillary Clinton hasta la clave que puede garantizar su victoria el 8 de noviembre. Cuando quedan 11 días para las elecciones, varios sondeos confirman que la aspirante sí logrará convencer a la mayoría de los miembros de la generación del milenio, los millennials, a pesar de que durante las primarias siguieron incondicionalmente a su rival Bernie Sanders.

Seguidores de Hillary Clinton en Iowa.
Seguidores de Hillary Clinton en Iowa. AFP

La experiencia de Clinton como primera dama de Arkansas, primera dama de Estados Unidos, senadora y secretaria de Estado puede convencer a algunos votantes de que es la aspirante “mejor preparada” para la presidencia, como ha defendido el presidente, Barack Obama. Pero para los más jóvenes le convierte en la política tradicional que representa todo lo que no funciona en Washington y ese ha sido el principal obstáculo de la campaña demócrata para hacerse con un voto imprescindible si quiere llegar a la Casa Blanca.

Hace poco más de un mes que Clinton contaba con apenas el 44% de los votantes millennials, que han repartido su apoyo entre la demócrata y los dos candidatos independientes de estas elecciones, Jill Stein y Gary Johnson. La candidata ofreció entonces, justo antes del primer debate presidencial, un discurso dedicado exclusivamente a los asuntos que más preocupan a este grupo de votantes, como el coste de las matrículas universitarias, y lo hizo además acompañada de Bernie Sanders.

En defensa de su plan para reducir la deuda estudiantil, Clinton explicó que lo había preparado junto al senador, el candidato que mejor supo cosechar la ilusión de los votantes más jóvenes y convertirla en revolucionarias victorias. La demócrata habló de “la generación más progresista, tolerante y emprendedora”, pero fue Sanders quien logró los aplausos de los asistentes.

Clinton reconoció que los más jóvenes “pueden tener preguntas sobre mí y lo entiendo”. Estaba hablando ante el grupo del electorado que estrenó su derecho a votar eligiendo al primer presidente afroamericano y que carece de todas las referencias sobre su larga carrera política. “A los jóvenes que estáis aquí, puede que no recordéis todo el trabajo que ha hecho, todas las cosas que ha tenido que superar”, dijo Sanders.

Para resolver esas dudas, la campaña demócrata también ha desplegado en la campaña, además de a referentes progresistas como Sanders o la senadora Elizabeth Warren, a la primera dama, Michelle Obama, convertida en una de las protagonistas de 2016. “Si Hillary no gana estas elecciones la culpa será nuestra”, dijo este jueves Obama. “Así que cuando oigáis que hay una conspiración global y que el resultado está manipulado, entended que lo que intentan es que os quedéis en casa”.

Con esas palabras, la primera dama intentaba impedir que se cumpla uno de los peores temores de los demócratas: la baja participación de los jóvenes. Se trata de un grupo del electorado que por primera vez equipara a los baby boomers en número de votantes, pero cuya presencia en las urnas es tradicionalmente inferior. La campaña demócrata celebraba esta semana en un comunicado que 50 millones de jóvenes se hayan registrado para votar, pero en las fase inicial de las eleccioens, un 71% de los menores de 30 años votó por Sanders, frente a un 28% que respaldó a Clinton, y ella perdió entre este grupo en 25 de los 27 Estados que celebraron primarias.

Recuperar esos votos es imprescindible para que quienes impulsaron las victorias de Barack Obama en 2008 y 2012, vuelvan a respaldar a un demócrata. Pero Clinton, hasta ahora, no ha podido hacerlo. Un sondeo del Instituto de Política de Harvard revela que a pesar de que la opinión de los millennials sobre Clinton ha mejorado desde este verano, cuando un 60% tenían una opinión negativa de ella y un 31% la veían positivamente, ahora esas cifras son de un 40% y un 53% respectivamente.

Uno de los factores de ese ascenso pueden ser los debates. Antes de que se celebrara el primero, en el que Clinton atacó a Trump por sus ataques a la ganadora de Miss Universo, Alicia Machado, la demócrata no alcanzaba el 40% de apoyos entre los jóvenes de 18 a 30 años. Ahora, un nuevo sondeo revela que supera al republicano por 28 puntos (49%-21%), mientras que el libertario Johnson recibiría un 14% de votos y Stein un 5%, según las cifras de Harvard.

Esas cifras coinciden con las del Black Youth Project de la Universidad de Chicago y las de un sondeo de USA Today, que registraron el apoyo a Clinton por debajo del 40% antes de los debates —cuando millones de estadounidenses tuvieron la primera oportunidad de escucharla en televisión— y cerca del récord del 60% que logró Obama en las últimas elecciones.

Y el segundo factor es el amplio rechazo a Trump. En una encuesta del Global Strategy Group, el 75% de los millennials tiene una opinión negativa de él, otro 73% le considera “racista” y un 70% asegura que “no está preparado para proteger a nuestro país de grandes amenazas”.

El poder de los hispanos de la generación del milenio

Un 44% de los estadounidenses de la generación del milenio son hispanos. La capacidad de influencia de este grupo del electorado es capaz, según un sondeo de Latino Decisions, de consolidar el liderazgo de Hillary Clinton y de romper todas las predicciones creadas por las encuestas durante los últimos meses. Los datos de esta organización apuntan a que la demócrata puede contar con un apoyo más grande entre los millennials precisamente porque entre la comunidad hispana cuenta con más fieles que entre el resto del electorado en general. Su encuesta estima que Clinton puede recibir el 72% de los votos hispanos, al dividir el voto en función de la edad del electorado, encontraron que un 77% de los hispanos millennials votará por la candidata demócrata, frente a un 67% de los electores de generaciones anteriores.

Más información