Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TIMO SOINI | MINISTRO DE EXTERIORES DE FINLANDIA

“El Brexit muestra que algo va mal. La UE debe recuperar la confianza de la gente”

El líder de los euroescépticos Auténticos Finlandeses reclama soluciones para la crisis migratoria

El ministro de Exteriores finés, Timo Soini.
El ministro de Exteriores finés, Timo Soini. REUTERS

El populismo ya toca poder y condiciona el quehacer en varios gobiernos de la Unión Europea. Uno de ellos Finlandia, donde los Auténticos Finlandeses forman parte de una coalición de derechas, en la cual su líder Timo Soini, ocupa la cartera de Relaciones Exteriores.

Para Soini, que se define como euroescéptico, el resultado del Brexit en el Reino Unido no fue una sorpresa. "En Londres, como en Bruselas o en Helsinki, los funcionarios viven en una burbuja. Unos iluminados se juntan con otros iluminados y creen tener la razón. La sorpresa es cuando la gente vota diferente", argumenta el político, en el marco de un encuentro con un grupo de periodistas y una posterior conversación con este diario.

"Debemos enfrentar la negociaciones del Brexit con altura de mira y sin revanchismo. Tenemos que hacer de la Unión Europea algo mejor, pues algo debe andar mal cuanto el segundo contribuyente neto y el principal pilar militar decide abandonar la Unión. Esto debería abrir un amplio debate al interior de la UE, debemos recuperar la confianza de la gente", continua el político finlandés.

Según Soini hay unos cuantas medidas que son urgentes para ganar esa confianza

"Es inaceptable que el paro juvenil en países como Grecia o España supere el 40 %, en Finlandia tenemos un 20% y ya es muy alto. Crecimiento y trabajo son necesidades imperativas. Tenemos que darle un solución aceptable a la crisis de la inmigración y dotarnos de una estructura de defensa" argumenta Soini.

La falta de credibilidad de la Unión Europea, según el ministro finlandés, también es una razón para la inestabilidad política que vive Europa.

"En la actualidad hay demasiados países ingobernables. La fragmentación del campo político es un hecho en muchos países y los gobiernos estables son los menos. Nosotros en Finlandia tenemos un coalición sólida lo que no se puede decir de Suecia o Dinamarca. Veremos que nos deparan las elecciones de Alemania y Francia el próximo año", declara a este periódico el líder finlandés

Timo Soini ha comandado su partido desde su fundación en 1995. Desde una posición marginal en la política finlandesa irrumpió con fuerza en las elecciones legislativas de 2011, cuando logró 39 diputados en el parlamento unicameral (Eduskunta), que cuenta con 200 escaños.

En las elecciones de abril 2014 Soini llevó su partido hasta la segunda posición después del Partido del Centro. De acuerdo a la tradición política finlandesa, Soini fue llamado a formar gobierno.

En la actualidad las encuestas de opinión sitúan a los Auténticos Finlandes en un 9,5% de intención de voto. El partido podría perder la mitad de los votos cosechados en 2014. Soini asegura que su partido remontará e indica dos factores en la pérdida de preferencias: "El paquete de austeridad del gobierno, que recortaba notablemente los beneficios de los trabajadores, y la llegada sin control de miles de inmigrados y solicitantes de asilo".

El año pasado, 32.000 solicitantes de asilo llegaron a las fronteras finlandesas provenientes de Europa Central. La cifra es 10 veces superior a los llegados en 2015. El gobierno de coalición ha endurecido notablemente la condiciones de asilo, y en particular la política de reunión de familia. Durante este año 6.300 iraquíes han visto como su solicitudes han sido rechazadas y están a la espera de devolución a su país de origen.

Amnistía Internacional ha dado a conocer su preocupación por el deterioro de las condiciones de asilo implementadas por Finlandia en el último tiempo

Según Jari Lindhom, columnista del semanario Suomen Kuvalehti, los Auténticos finlandés han impuesto su política de inmigración al gobierno de coalición. El Ministro de Exteriores Timo Soini no reconoce tal hecho y se limita a decir que "la inmigración sin control fue motivo para falsas expectativas".