Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tropas afganas combaten contra talibanes por el control de Kunduz

La UE celebrará una conferencia de donantes para el desarrollo de Afganistán

Tropas afganas hacen guardia, este martes, en el centro de Kunduz tras recuperar su control.
Tropas afganas hacen guardia, este martes, en el centro de Kunduz tras recuperar su control. REUTERS

Fuerzas especiales afganas lograron expulsar este martes a los talibanes de la zona centro de Kunduz—300.000 habitantes— , pero continúan los combates en diferentes puntos de esta ciudad del norte de Afganistán para repeler la ofensiva que los insurgentes lanzaron en la madrugada del lunes y que les permitió tomar el control de parte de la localidad durante unas horas. La Unión Europea organiza una conferencia, este martes y miércoles, que reunirá a más de 70 países y 25 organizaciones y agencias internacionales para reafirmar el apoyo colectivo al desarrollo de Afganistán.

Los talibanes tomaron la madrugada del lunes varias zonas de Kunduz— capital de la provincia homónima—, poco más de un año después de que lograran controlarla durante unos días en su mayor conquista desde que en 2001 fueron desalojados del poder por la invasión estadounidense. Tras meses de enfrentamientos en los alrededores de Kunduz, los insurgentes se lanzaron desde los cuatro puntos cardinales contra el centro urbano, tomando posiciones en casas de civiles. Las tropas especiales llegaron la noche del lunes a la ciudad e inmediatamente recuperaron el control de la principal rotonda de la población, donde los talibanes habían colocado una bandera.

Los talibanes llegaron a publicar numerosos vídeos desde el centro de la localidad que muestran, aunque su autenticidad no ha podido ser comprobada hasta el momento, a los insurgentes avanzando hacia la plaza principal, según informó la agencia afgana de noticias Jaama Press.

La aviación afgana atacó varias posiciones de los milicianos en las afueras de la localidad después de que tropas terrestres lanzaran un ataque coordinado contra la ciudad. El portavoz de la policía regional en Kunduz, Mahfuzullah Akbari, aseguró que más de 40 talibanes y tres miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en los combates, y que 14 soldados han resultado heridos. "La ciudad está ahora completamente bajo control y los talibanes resisten en la periferia de Kunduz, lejos de la parte central", señaló.

Miembros y simpatizantes de MSF recuerdan, en Ginebra, el primer aniversario del bombardeo estadounidense al hospital de Kunduz.
Miembros y simpatizantes de MSF recuerdan, en Ginebra, el primer aniversario del bombardeo estadounidense al hospital de Kunduz. EFE

La última vez que los talibanes ocuparon Kunduz, hace justo un año, los enfrentamientos acabaron con más de 280 muertos y cientos de heridos. Un bombardeo estadounidense, durante la lucha de las fuerzas afganas por recuperar la ciudad, impactó contra un hospital de Médicos sin Fronteras causando la muerte a 42 personas. La OTAN también envió fuerzas especiales para colaborar con las fuerzas locales en la recuperación del control de Kunduz.

La oficina de Relaciones Públicas de Estados Unidos indicó en Twitter que las fuerzas afganas controlan Kunduz tras la llegada de refuerzos, y que EE UU mantiene su apoyo en la zona y asistirá en la medida en que sea necesario, aunque hasta el momento no se ha informado de ataques aéreos estadounidenses.

Conferencia sobre Afganistán en Bruselas

La entrada de los talibanes en Kunduz, ciudad clave del norte del país y por el que pasa gran parte del comercio hacia el centro de Asia, supone un nuevo golpe contra el Gobierno del presidente, Ashraf Ghani, que se encuentra en Bruselas para asistir a la conferencia internacional sobre el desarrollo de su país.

La asamblea pretende ser una plataforma capaz de aprobar un programa realista de reformas, garantizar un apoyo político y financiero internacional constante para la estabilidad política y económica, la construcción del Estado y el desarrollo en los próximos cuatro años. Se celebrarán otros dos actos en paralelo sobre el papel de la mujer en el país y acerca de la necesaria integración regional. El Banco Mundial ha calculado la asistencia que debe comprometer la comunidad internacional en unos 4.000 millones de dólares.

El secretario de Estado de EE.UU, John Kerry, asistirá el miércoles a la conferencia y se reunirá con Ghani y con el jefe del Ejecutivo afgano, Abdullah Abdullah, para abordar el "continuo apoyo" de EE UU a ese país y la necesidad de que el Gobierno de Kabul alcance la "autosuficiencia".

El portavoz del Ministerio de Defensa afgano aseguró que la ofensiva sobre Kunduz es un intento de atraer la atención internacional justo antes de que se inicie la conferencia de Bruselas. "Tratan de decirle al mundo que siguen vivos", afirmó en una rueda de prensa en Kabul. 

Por otra parte, la policía de la provincia afgana de Nangarhar, en el este del país, ha anunciado este martes la muerte de 56 presuntos miembros del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en operaciones llevadas a cabo el lunes en la ciudad de Achin. El aumento de las ofensivas contra los milicianos busca frustrar la intención de Estado Islámico, que trata de coordinar sus operaciones en Afganistán con las de sus bases en Irak y Siria, de extender su influencia en el país.

Los talibanes han ido incrementando su presencia en el país desde que la OTAN acabó su misión militar el 1 de enero de 2015— a pesar de que mantiene tropas extranjeras sobre el terreno— y en estos momentos controlan alrededor de un tercio del país, según fuentes oficiales estadounidenses. El sábado se cumplen 15 años del inicio de la intervención de EE UU en Afganistán.

Tropas estadounidenses abandonan Afganistán desde la base de Bagram.
Tropas estadounidenses abandonan Afganistán desde la base de Bagram. AP

El primer semestre de 2016 fue el más mortífero para los civiles en Afganistán desde que la ONU contabiliza los muertos entre la población. El presidente estadounidense, Barack Obama, pretendía acelerar la retirada de sus tropas de Afganistán durante su mandato. Sin embargo, ante los avances talibanes y las muestras de incompetencia de las fuerzas de seguridad locales, 8.400 militares permanecerán sobre el terreno como mínimo hasta el próximo año.

Más información