Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los asesinatos crecieron un 10,8% en el último año en Estados Unidos

El FBI revela que la criminalidad sufrió en 2015 el mayor aumento desde 1971

Investigadores del FBI en Nueva Jersey.
Investigadores del FBI en Nueva Jersey. EFE

La tasa de crímenes violentos en Estados Unidos creció un 3,9% en 2015, en comparación con el año anterior, según los datos publicados por el FBI este lunes. Los asesinatos aumentaron un 10.8% en esos doce meses, lo que supone el mayor aumento en un año desde 1971 aunque sigue lejos de los récords históricos registrados en la década de los noventa.

Según la agencia federal, el retroceso en la tendencia positiva que ha registrado el país desde entonces se debe a dos factores: el incremento de los asesinatos de hombres afroamericanos y de las muertes por disparos. Las cifras reflejan la muerte de 900 afroamericanos más en 2015 que en 2014, mientras que el porcentaje de asesinatos con armas creció un 71,5%.

Las estadísticas de 2015 muestran que en EE UU hubo 372 crímenes violentos y 1.480 delitos de propiedad por cada 100.000 habitantes, con un aumento del 3,1% y un descenso del 3,4% respectivamente en comparación con el año anterior. Los 1.197.704 crímenes registrados ese año incluyen delitos de homicidio, homicidio involuntario, violación, robo, asalto violento, allanamiento de propiedad, robo de vehículo privado y provocación de incendios.

El crecimiento más destacado es el de los asesinatos y homicidios involuntarios, con un 10.8% en comparación con el año anterior. En el caso de las violaciones y agresiones violentas crecieron un 6,3% y 4,6% respectivamente, mientras que los robos incrementaron un 1,4%.

A pesar de que los expertos no han alcanzado ninguna conclusión definitiva sobre las causas de este crecimiento, el asunto puede convertirse en uno de los temas de la campaña electoral más polarizada de los últimos años. La publicación de los datos coincide con el día que se celebra el primer debate entre los candidatos a la presidencia, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.

Mientras que Clinton ha abogado en esta campaña por políticas de control de armas y una reforma del sistema judicial para luchar contra los homicidios, su rival reitera que la situación “está fuera de control” y defiende un endurecimiento de las prácticas policiales. Sin embargo, las cifras del FBI revelan que la tasa de homicidios a nivel nacional sigue estando a la mitad del nivel registrado a finales de los años 80 y principios de los 90, cuando el país sufrió una de sus peores crisis.

El número de asesinatos, 15.696, es similar a la de 2009. Y su incremento, según un estudio publicado recientemente por el Centro Brennan de Nueva York, se debe a la situación en solo 10 ciudades, no a una tendencia que se haya producido por igual en todo el país.

Las cinco urbes en las que se ha disparado el crimen en el último año son Chicago, Baltimore, Houston, Milwaukee y la capital, Washington, en el Distrito de Columbia. Otras ciudades donde la criminalidad ha sido históricamente alta, como Nueva York o Los Ángeles, siguen contando con niveles de homicidios en continuo descenso.

“No hay pruebas de que exista una oleada de crímenes a nivel nacional, aunque los aumentos en ciudades concretas representan un problema serio”, aseguran los autores del informe. En el caso de Chicago, por ejemplo, la tasa de homicidios ha crecido casi un 50% en 2016. El Centro Brennan analizó los asesinatos ocurridos en 30 ciudades del país y estima que los crímenes violentos pueden aumentar un 13.1% en 2016 y que Chicago, Baltimore y Houston serán las responsables de la mayoría de los asesinatos.