Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

David Cameron renuncia a su escaño en el Parlamento británico

El ex primer ministro dice que quiere evitar ser una "distracción" en el diálogo sobre el 'Brexit'

El ex primer ministro, David Cameron, después d eun discurso en julio en Downing Street.

David Cameron renuncia a su escaño en el Parlamento, apenas dos meses y medio después de dimitir como primer ministro como consecuencia de la victoria del Brexit en el referéndum del pasado 23 de junio. El hombre que lideró el partido conservador durante 10 años ha asegurado, en una entrevista televisiva, que se tomó los meses de verano para reflexionar y llegó a la conclusión de que no le era posible realizar un buen trabajo como diputado después de haber liderado el Gobierno.

Su marcha provocará unas elecciones parciales en la circunscripción electoral de Witney, en la región de Oxfordshire, que representó en el Parlamento desde 2001, para determinar quién la representará en adelante. Cameron, de 49 años, que ganó para los tories dos elecciones generales y gobernó durante seis años, ha declarado que no quiere ser “una distracción” para el Gobierno de Theresa May, su sucesora, y que ofrecerá todo su apoyo al candidato conservador que le sustituya en la elección parcial.

“Desde mi punto de vista, en la política moderna, y dadas las circunstancias de mi dimisión, realmente no es posible ser un diputado raso como ex primer ministro”, ha dicho. “Creo que todo lo que haces se convierte en una gran distracción de lo que el Gobierno necesita hacer por nuestro país”.

Cameron ha negado que su decisión tenga que ver con divergencias con el Gobierno de May, que fue ministra del Interior durante todo los años que estuvo Cameron en Downing Street. "Apoyo completamente a Theresa May y confío en que Reino Unido prosperará bajo su sólido liderazgo", ha afirmado. Justo la semana pasada la primera ministra presentó una propuesta de reforma educativa que se aleja en aspectos sustanciales de las prioridades marcadas por Cameron. Los críticos con May consideran que los primeros movimientos de su Gobierno suponen un alejamiento, hacia al derecha, del conservadurismo moderno que quiso imponer David Cameron.

El ex primer ministro -que lideró la campaña por la permanencia en la Unión Europea en los meses previos a un referéndum que él mismo decidió convocar, con la esperanza de zanjar para siempre el venenoso debate europeo en su partido- ha asegurado que aún no ha tomado “una decisión firme” sobre qué hará en el futuro. Añadió que pretende seguir vinculado a la vida pública, pero que espera construir una nueva "vida fuera de Westminster".

Más información