Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU eleva a 10.000 los muertos en la guerra de Yemen

La nueva cifra, que solo incluye los registros oficiales, es un tercio mayor de lo estimado hasta ahora

Yemenías protestaron el lunes frente a la sede de la ONU por los ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí.
Yemenías protestaron el lunes frente a la sede de la ONU por los ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí. EFE

El coste humano de la guerra en Yemen está siendo mucho más alto de lo que se estimaba hasta ahora. Al menos 10.000 personas han muerto desde que en marzo de 2015 Arabia Saudí inició su intervención militar para reinstaurar al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi en el Gobierno de Saná, según datos facilitados este martes por la ONU. La cifra está un tercio por encima de lo que se había manejado hasta ahora.

Jamie McGoldrick, coordinador humanitario de la ONU para Yemen, anuncia el saldo de muertes.
Jamie McGoldrick, coordinador humanitario de la ONU para Yemen, anuncia el saldo de muertes. AFP

El director de la oficina humanitaria de la ONU en Yemen, Jamie McGoldrick, ha declarado que su cálculo se basa en datos facilitados por hospitales. Eso significa que la cifra final será con toda probabilidad mayor, ya que muchas zonas del país carecen de centros sanitarios y los familiares a menudo entierran a sus seres queridos sin que conste en registros oficiales, según ha explicado durante una conferencia de prensa en Saná de la que se han hecho eco varias agencias de noticias.

"Estoy convencido de que son más", asegura a EL PAÍS el embajador Mustapha Noman, exviceministro de Exteriores de Yemen.

Trabajadores humanitarios y portavoces oficiales hablaban hasta ahora de 6.600 a 6.700 muertos, la mitad de ellos civiles. La oficina de derechos humanos de la ONU mencionaba la semana pasada en un informe que 3.799 civiles habían fallecido en el conflicto, el 60% a causa de los bombardeos de la coalición árabe que dirige Arabia Saudí. McGoldrick, sin embargo, no ha facilitado un desglose de víctimas.

El coordinador humanitario ha recordado que la guerra ha desplazado a tres millones de yemeníes y obligado a buscar refugio fuera del país a otros 200.000. Además, su oficina tiene información sobre la intención de 900.000 de ellos de regresar a sus hogares.

“Es un reto enorme, en especial en aquellas zonas donde todavía hay combates”, ha declarado McGoldrick citado por Reuters. El coordinador ha calificado la situación humana de Yemen de “trágica”, pero también ha recordado que “el trabajo humanitario por sí solo no puede resolver estos problemas”.

De acuerdo con las últimas cifras recogidas por la ONU, 14,4 millones de yemeníes (de una población total de 26 millones) necesitan ayuda alimentaria y 7 millones de ellos están en situación de emergencia. Para hacer frente a esa asistencia, la organización requiere 1.800 millones de dólares (1.600 millones de euros), pero está infrafinanciada.

“Los yemeníes están extenuados”, declara Noman. Como muchos otros de sus compatriotas, este diplomático se agarra a la última propuesta de paz lanzada por el secretario de Estado norteamericano John Kerry el pasado jueves y que tanto el Gobierno en el exilio como los rebeldes Huthi han aceptado en principio.

El fracaso a principios de agosto de las conversaciones de paz que patrocinaba la ONU se ha traducido en una reanudación de los combates por todo Yemen. La guerra civil se ve además agravada por el terrorismo de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) y del Estado Islámico (ISIS en sus siglas inglesas), que intentan, como este pasado lunes en Adén, ganar terreno ante el caos resultante.