Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecuador permitirá que Assange sea interrogado en su embajada de Londres

El Gobierno ecuatoriano acordará con Suecia la fecha en la que se realizarán las diligencias en su sede diplomática

Assange, en una comparecencia desde la embajada de Ecuador, en 2012.
Assange, en una comparecencia desde la embajada de Ecuador, en 2012. AFP

Después de más de cuatro años de impasse en los que Julian Assange ha permanecido refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres, los Gobiernos de Quito y Estocolmo han llegado a un acuerdo para que el fundador de WikiLeaks sea interrogado en esa misma delegación diplomática por la Fiscalía sueca sobre las acusaciones de un delito sexual que él niega. El anuncio busca desatascar la crisis diplomática a tres bandas provocada por la fuga y posterior demanda de asilo a las autoridades de Ecuador del célebre ciberactivista australiano de 45 años, tan jaleado como denostado entre la opinión pública.

El equipo legal de Assange, coordinado por el ex juez español Baltasar Garzón, ha celebrado la confirmación de la cancillería de Ecuador de que en las próximas semanas se acordará la fecha de las diligencias en la embajada, al tiempo que recordaba que el país andino siempre se ha mostrado dispuesto a cooperar para que el australiano sea interrogado en su sede diplomática en la capital británica.

El interrogatorio, al que la Fiscalía General del Estado de Ecuador acaba de dar vía libre para que se celebre “en las próximas semanas”, puede marcar una inflexión en este caso que amenazaba con enquistarse. Julian Assange accedió al recinto de la embajada ecuatoriana en Londres el 19 de junio de 2012, al poco de conocer que el Reino Unido había accedido a su extradición a Suecia, que le reclamaba por cuatro presuntos delitos sexuales. Que esa decisión judicial se produjera tras la difusión de controvertidos cables diplomáticos de Washington en el portal WikiLeaks, sustentó el argumento del cibernauta de que su traslado a Suecia iba a ser sólo un paso para su extradición reclamada desde Estados Unidos.

El Gobierno de Ecuador se aprestó entonces a concederle la demanda de asilo pero, ante la determinación británica de detener a Assange en cuanto traspasara el recinto diplomático de la embajada, el australiano se ha visto forzado desde entonces a permanecer recluido en la sede del barrio de Knightsbridge, muy próxima a los conocidos grandes almacenes Harrod´s.

El acuerdo que acaba de anunciarse responde a la demanda de la ONU que el pasado febrero calificó de “arbitraria” la detención de Julian Assange en el Reino Unido y exigió a los gobiernos británico y suceo que pusieran fin a “la privación de libertad” del fundado de WikiLeaks, e incluso que reconocieran su derecho a reclamar una compensación. El fallo del grupo de trabajo de las Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias no es vinculante, pero los analistas consideran que ha ejercido peso en una decisión que apunta a una salida de la prolongada maraña judicial y política.

Más información