Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bombardeos afectan a cuatro hospitales de campaña en Alepo

El ataque agrava la difícil situación que viven 200.000 civiles en zonas controladas por los rebeldes

Un médico revisa el daño causado en un hospital por los bombardeos sobre Alepo.
Un médico revisa el daño causado en un hospital por los bombardeos sobre Alepo. REUTERS

Los bombardeos sobre la ciudad siria de Alepo han afectado a cuatro hospitales de campaña, según han informado los médicos que los atienden, agravando la difícil situación que viven más de 200.000 civiles en las zonas controladas por los rebeldes.

Desde el sábado los bombardeos han empeorado la situación de los residentes de los barrios orientales sitiados en la segunda ciudad de Siria, donde la comida y suministros médicos son cada vez más escasos.  Los hospitales, así como un banco de sangre que también fue afectado, se encuentran en el barrio de Al-Shaar, dijo la Asociación de Médicos Independientes (AMI), un grupo de médicos sirios que trabaja en Alepo.

Un bebé de dos días de edad, murió en el hospital infantil cuando su suministro de oxígeno se cortó a causa de un ataque a primera hora de este domingo, el segundo bombardeo que sufrió el centro en nueve horas, según la AMI.

Los cuatro hospitales y el banco de sangre estaban fuera de servicio este domingo, han informado los responsables de la atención médica de la oposición, que advirtieron de las dificultades para atender a los heridos y conseguir medicinas en la ciudad devastada por la guerra.

Según la Organización Mundial de la Salud, Siria fue el lugar más peligroso para los trabajadores de la salud el año pasado, con 135 ataques a los centros médicos.

Un periodista de France Presse en Alepo oriental dijo que los ataques aéreos pesados se habían reanudado, después de una breve pausa, en la mañana del domingo.

"El asedio y la destrucción de los centros de atención médica constituyen crímenes de guerra. Exigimos el fin inmediato, la rendición de cuentas y el castigo", dijo la AMI. Marianne Gasser, jefa del Comité Internacional de la Cruz Roja en Siria, dijo que el ataque le llenaba de una "desesperación abrumadora". "Pienso en la gente que murió, y se siguen muriendo, una y otra vez. Pienso en los pacientes y sus familias. Lo siento por los médicos que quieren ayudar pero no puedo más", dijo.

El conflicto de Siria estalló en marzo de 2011 con protestas contra el Gobierno en todo el país, pero desde entonces se ha transformado en una compleja guerra de varios frentes. Al menos 280.000 personas han muerto y más de la mitad de la población se ha visto obligada a abandonar sus hogares. Los repetidos intentos, especialmente por parte de Estados Unidos y Rusia, de encontrar  una solución política basada en un alto el fuego, han fracasado.