Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande: “Los terroristas nos quieren separar”

El presidente de Francia anuncia en Portugal más medidas contra el terrorismo pero "que no sean contrarias a nuestros forma de vida"

El primer ministro portugués, António Costa, recibe en Lisboa al presidente francés, François Hollande.
El primer ministro portugués, António Costa, recibe en Lisboa al presidente francés, François Hollande. EFE

"Los terroristas nos quieren separar". Este es el mensaje que el presidente de Francia, François Hollande, ha dejado en su visita relámpago a Portugal este martes, la primera después de los atentados de Niza.

La gira de Hollande por varios países europeos había sido planeada con antelación a los atentados de Niza y, por ello, ha sido recortada a lo mínimo, aunque se ha mantenido la visita a Portugal. Si a principios de julio, el presidente luso, Marcelo de Sousa, estuvo en París para conmemorar el día Nacional con los emigrantes en el país galo, ahora Hollande le ha devuelto la visita, pero en un contexto muy diferente. Su último encuentro informal fue en la final de la Eurocopa, el domingo 10 de julio cuando Portugal batió a Francia por 1-0. Entonces, según declaró Marcelo de Sousa, Hollande le confesó que la derrota era un "poquito" menos amarga por la cantidad de emigrantes portugueses que residían en Francia. Una semana después, el escenario de la visita solo tenía recuerdos para el terrorismo.

“Hay una amenaza a varios países del mundo. Francia simboliza la igualdad, la democracia; si los terroristas nos atacan es porque saben lo que Francia representa", manifestó Hollande en una breve conferencia de prensa en el palacio de Belém, donde almorzó con el presidente Rebelo de Sousa y el primer ministro, António Costa. "Mi deber es proteger a los franceses", y mirando al presidente portugués: "Nuestra obligación es proteger a los europeos. Portugal sabe que la democracia se defiende y que Europa es un destino común".

Rebelo de Sousa agradeció la visita de Hollande en momentos tan difíciles y recordó los lazos que unen a los dos países respecto a la Unión Europea, la OTAN y la búsqueda de la paz en el mundo. Por su parte, el primer ministro Costa agradeció el comportamiento de Francia por no pedir sanciones contra Portugal y reconocer el esfuerzo económico que ha hecho el país en los últimos años.

Hollande, que no quiso responder a cuestiones sobre posibles sanciones de la Comisión Europea a Portugal por incumplimiento de sus presupuestos, centró sus palabras en el combate al terrorismo. "Tenemos que estar unidos porque sabemos que los terroristas nos quieren separar".

Preguntado por nuevas medidas contra el terrorismo, Hollande recordó que es la Asamblea de la República la que está estudiando estas medidas, aunque añadió: "Estas medidas no pueden ser contrarias a nuestra forma de vida. Proteger sí, pero con respeto al orden constitucional".

Rebelo de Sousa y Hollande coincidieron en afirmar que si Turquía desea entrar en la Unión Europea no puede implantar la pena de muerte, como ha anunciado Erdogan tras el intento de golpe de Estado sufrido.