Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlín confía en que el nombramiento de May eche luz sobre el futuro del ‘Brexit’

El Gobierno francés espera que la solicitud de salida de la UE llegue “lo más rápido posible”

La canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín el 12 de julio tras reunirse con el primer ministro irlandés, Enda Kenny
La canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín el 12 de julio tras reunirse con el primer ministro irlandés, Enda Kenny AP

Dentro de lo malo, al menos la situación puede ahora empezar a aclararse. Esta es la idea que predomina en Berlín ante el esprint político vivido en Londres en los últimos días. El Gobierno alemán espera de la nueva mujer fuerte británica, Theresa May, que explique cuanto antes cómo piensa pilotar la salida de la UE. Mientras, la canciller Angela Merkel insiste en el mensaje que ha desplegado en las últimas semanas: no habrá conversaciones formales ni informales hasta que el nuevo Gobierno presente la solicitud de divorcio; y alerta a Londres que no puede pretender beneficiarse de los beneficios de un mercado único sin asumir también sus obligaciones. Es decir, si Reino Unido quiere seguir el modelo noruego y salir de la UE pero permanecer en el mercado único, deberá aceptar también el libre movimiento de personas.

“La labor de la nueva primera ministra será aclarar qué tipo de relación quiere construir Reino Unido con la UE en el futuro y cuándo envía la solicitud al Consejo Europeo para comenzar las negociaciones de salida”, dijo Merkel el martes tras verse con el primer ministro irlandés, Enda Kenny. En la misma dirección apunta la segunda persona más poderosa en Berlín. El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, reclama a Londres un esfuerzo para clarificar la situación cuanto antes. Pretende limitar así al máximo los daños creados por la incertidumbre tras el no que el 51,9% del pueblo británico dio a la UE.

Al igual que Schäuble, su homólogo francés, Michel Sapin, también confía en que la rapidez con la que se ha llevado el nombramiento de May contribuya a acelerar el máximo el proceso del Brexit. El ministro de Finanzas francés espera que el acelerón en Londres tenga como consecuencia que la notificación de salida de la UE se pueda hacer “lo más rápido posible”.

Además de que la pelea sucesoria ha terminado antes de lo previsto, el nombre de May contribuye también a relajar los ánimos entre los gobernantes alemanes. De todos los que sonaron como sustitutos de David Cameron, May era la favorita en Berlín. Tras seis años como ministra del Interior, es una vieja conocida de su homólogo alemán, Thomas de Maizière. Los responsables europeos de las duras negociaciones que se avecinan saben ahora que, al menos, al otro lado de la mesa encontrarán una buena conocedora de los vericuetos de la política comunitaria.

Merkel está a la expectativa. No quiere dar un paso en falso en un momento tan importante. A diferencia de otros líderes europeos, ella no mete prisas a los gobernantes británicos. Estrechos colaboradores suyos dicen no descartar la idea de que Londres acabe dando marcha atrás y nunca recurra al famoso artículo 50 del Tratado de Lisboa. Pero la canciller rechaza en público estas especulaciones. “Yo solo me ocupo de realidades”, repitió el pasado fin de semana en una entrevista en el canal público ZDF. “La decisión de aplicar el artículo 50 corresponde a la nueva primera ministra. Y doy por hecho que esto va a ocurrir”, concluyó.

Más información