Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anuladas las reñidas elecciones presidenciales de Austria por irregularidades

El Constitucional ordena repetir la votación que la ultraderecha perdió por seis décimas

Elecciones Austria.  Alexander Van der Bellen saluda a la multitud que celebra en Viena su victoria en las presidenciales. VÍDEO: QUALITY

Los austriacos vuelven a estar sin presidente. El Tribunal Constitucional anuló este viernes por irregularidades en el recuento la segunda ronda de las elecciones presidenciales del 22 de mayo, en la que el candidato de la ultraderecha, Norbert Hofer (49,7% de los votos), perdió por la mínima frente al aspirante verde, Alexander van der Bellen (50,3%). La decisión refuerza al partido antinmigración y euroescéptico FPÖ, que impugnó el reñido resultado, y deja en evidencia al Gobierno austriaco, responsable de controlar un proceso que ha dejado al descubierto fallos suficientes para tumbar los comicios.

“Las elecciones no son un juego”, sentenció el presidente del tribunal, Gerhart Holziger, tras anunciar un fallo inédito del que no se deduce una intención de manipular el resultado, pero sí incumplimientos claros de la normativa electoral, con recuentos en ausencia de los responsables de las mesas electorales y apertura de sobres del voto por correo antes de tiempo. La invalidación de los comicios “no convierte a nadie en vencedor o perdedor”, sino que debe fortalecer “la confianza” en la democracia, enfatizó Holziger.

El FPÖ, sin embargo, se apunta una importante victoria política, con una segunda oportunidad de situar a uno de los suyos en la jefatura del Estado por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, y ve reforzada su estrategia de cuestionar el funcionamiento de las instituciones y su control por parte de los dos grandes partidos que gobiernan desde hace décadas el país (socialdemócratas y democristianos).

Además, las nuevas elecciones se producirán —el Gobierno deberá fijar una fecha de cara al otoño— en una Unión Europea sacudida por el Brexit, que puede dar alas al discurso antieuropeo y antinmigración del FPÖ. El candidato del partido, Norbert Hofer, de 45 años, abogó por celebrar un referéndum sobre la permanencia austriaca en la UE tras conocerse el resultado británico. La extrema derecha, que se reunió en Viena días antes de la votación en Reino Unido para arropar a los partidarios del Brexit, ya vislumbraba este viernes otra oportunidad de avanzar por ese camino de la mano del FPÖ. “Austria también tiene ahora la oportunidad de volver a la senda de la libertad y el orgullo nacional”, afirmó en un comunicado la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen.

El canciller austriaco, el socialdemócrata Christian Kern, se apresuró a comparecer tras la decisión judicial para enfatizar que la anulación de la elección de Van der Bellen no es consecuencia de una manipulación del voto, sino de “defectos formales”. Kern intentó quitar hierro a la embarazosa anulación de las elecciones y aseguró que el trabajo de los magistrados “refuerza la confianza” en el Estado de derecho. El ministro del Interior, Wolfgang Sobotka, no pudo por menos que reiterar lo que dijo al inicio de la revisión de las actas electorales: “Estas negligencias no pueden ocurrir en una democracia desarrollada”.

El FPÖ impugnó en junio el resultado electoral, que lo dejó a solo 30.863 votos de ocupar la jefatura del Estado. La ultraderecha lanzó sospechas de fraude sobre el recuento del voto por correo, que fue determinante para su derrota. De hecho, el ajustado resultado obligó a aplazar un día la proclamación del vencedor en mayo, ya que alrededor del 14% del censo votó por correo (unas 700.000 papeletas de 4,6 millones). En un escrito de 150 páginas, el FPÖ denunció irregularidades en la mayoría de circunscripciones electorales. El Tribunal Constitucional, que ha escuchado a 90 testigos en sesiones públicas, ha concluido que se produjeron violaciones de las garantías suficientes como para incidir en el resultado, razón que basta para anularlo.

Los austriacos se asoman así a una nueva campaña polarizada en torno a dos candidatos contrapuestos: Hofer, un ultranacionalista que quiere cerrar las fronteras a los refugiados y sacar a Austria de la UE, frente a Van der Bellen, un catedrático de Economía jubilado de 72 años y exportavoz de Los Verdes abiertamente europeísta. Ambos se declararon ayer confiados en que ganarán en las urnas en otoño. Mientras tanto, el país seguirá sin presidente. El actual, Heinz Fischer, dejará el cargo el 8 de julio como estaba previsto, y será sustituido provisionalmente por los tres presidentes del Parlamento. Uno de ellos es el propio Hofer, que ya ha rechazado inhibirse de su función pese a ser candidato al cargo.

Más información