Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España encabeza el mayoritario rechazo europeo al ‘Brexit’

Un 64% de los españoles defiende la permanencia británica en la UE

Los británicos deciden este jueves sobre una cuestión que afecta, en el fondo, a todos los europeos. Y la Europa continental, hasta ahora opacada en un debate que Reino Unido considera estrictamente nacional, se opone al Brexit. Un 54% de los ciudadanos de los cinco grandes países comunitarios —excluido Reino Unido— defiende la permanencia británica, según una encuesta que la fundación alemana Bertelsmann dará este lunes a conocer. España supera con creces esa cifra, con un 64% de respuestas positivas.

Dos defensores de que Reino Unido permanezca en la UE se besan frente a la puerta de Brandemburgo, Berlín. Ampliar foto
Dos defensores de que Reino Unido permanezca en la UE se besan frente a la puerta de Brandemburgo, Berlín. REUTERS

Las encuestas británicas muestran cada día el grado de apoyo o rechazo a la permanencia de su país en la Unión Europea. Pero la voz de ciudadanos comunitarios ha permanecido muy en segundo plano. El estudio de Bertelsmann, al que ha tenido acceso EL PAÍS, muestra un mayoritario —aunque tampoco abrumador— apoyo a la permanencia. Los menos entusiastas son los franceses, con solo un 41% a favor de que Reino Unido continúe en la UE. Los recelos históricos y los crecientes obstáculos que impone Londres a profundizar en el proyecto europeo determinan esas respuestas.

El estudio —basado en casi 11.000 encuestas realizadas en Alemania, Francia, Italia, España, Polonia y, para algunas respuestas, en Reino Unido— revela grandes dudas sobre las consecuencias que un Brexit tendría para el proyecto comunitario. Uno de cada cuatro encuestados no sabe si es mejor que la segunda economía europea se quede en el club comunitario o no. “Tenemos que admitir que hay un cierto nivel de desconocimiento. No es difícil de entender. La posición estratégica de los británicos ha consistido en que no se discutiera el asunto en el exterior para que no fuera percibido como intromisión”, argumenta Isabell Hoffmann, investigadora y responsable del trabajo de Bertelsmann.

Esa falta de consciencia sobre los posibles perjuicios para el resto de socios europeos se refleja bien en la pregunta directa sobre el impacto del abandono británico. Aunque el 45% de los ciudadanos aventuran que la UE sería económicamente más débil sin Reino Unido, un rotundo 67% creen que la salida no tendría grandes efectos en sus territorios nacionales. También aquí España se sitúa a la cabeza: el 71% de los encuestados consideran que el país se quedaría igual.

España encabeza el mayoritario rechazo europeo al ‘Brexit’

El cuestionario traslada también la hipótesis de referéndum a cada uno de los países encuestados, más allá de Reino Unido. En todos ganaría el a la UE, con España de nuevo en la posición más euroestusiasta (un 74% votaría a favor) y Francia en la más escéptica (el 52% se quedaría en la UE). Como posible indicador adelantado figura también el 47% de partidarios del registrado en Reino Unido, aunque el estudio advierte de que las entrevistas se realizaron en abril y que la situación puede haber cambiado.

España encabeza el mayoritario rechazo europeo al ‘Brexit’

Uno de los elementos más reveladores de este trabajo es la relación existente entre conocimiento de la UE y apego al proyecto. Más de la mitad de los británicos (el 51%) muestran un bajo conocimiento de la UE (los investigadores lo han valorado en función de unas preguntas que les han formulado sobre su funcionamiento). Y es precisamente en Reino Unido donde reina el mayor euroescepticismo. En Alemania e Italia, en cambio, más del 80% tienen amplias nociones de la UE.

Frente a las alertas políticas sobre un supuesto rechazo ciudadano a avanzar más en la integración europea, el estudio de Bertelsmann arroja el resultado opuesto. El 55% de los europeos aboga por una mayor integración; en España, el porcentaje alcanza el 78% y en Italia, el 71%. “Cuando se pregunta a las personas sobre los principios, en lugar de sobre la situación actual, son mucho más favorables. En Europa hay una actitud muy positiva de los ciudadanos con la que se puede trabajar”, concluye Hoffmann.

Más información