Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Once muertos en un atentado contra un autobús de policías en el centro de Estambul

Una bomba activada por control remoto estalló cerca de una parada de autobuses

Varios vehículos de bomberos junto al autobús atacado hoy en Estambul. OSMAN ORSAL REUTERS QUALITY Quality Producciones

Un atentado ha vuelto a sacudir la principal ciudad de Turquía. La detonación de un coche bomba accionado por control remoto al paso de un autobús de policía en pleno centro histórico de Estambul provocó al menos 11 muertos y multitud de heridos. “Siete agentes y cuatro civiles han muerto, otras 36 personas han resultado heridas” informó el gobernador provincial, Vasip Sahin, en una breve declaración a los medios, en la que apuntó que más información se irá haciendo pública a medida que avance la investigación.

Cuatro personas han sido detenidas bajo la acusación de estar relacionadas con el atentado, ha informado la agencia de noticias Anatolia.

La explosión se produjo en torno a las 8.40 en el barrio de Vezneciler, a menos de 100 metros de la estación de metro del mismo nombre, de una importante parada de autobuses y del Ayuntamiento Metropolitano. Muy cerca se encuentran la Universidad de Estambul, el acueducto de Valente, el Gran Bazar y la Plaza de Beyazit, por lo que es un lugar muy concurrido por los turistas. Precisamente, los medios de comunicación locales han afirmado que el hecho de que el hotel Celal Aga, junto al que se ha producido la explosión, estuviese cerrado, ha evitado que se produjesen más víctimas mortales.

Numerosas ambulancias acudieron al lugar para atender a los heridos del potente atentado. La explosión hizo volcar un autobús que transportaba agentes de policía y destruyó numerosos vehículos y escaparates de los negocios de la zona, según mostraron las primeras imágenes. También la mezquita Sehzade, una obra maestra del arquitecto Sinan construida en el siglo XVI, resultó dañada.

Varios testigos señalaron a la agencia oficial Anadolu y a la privada DHA que tras la explosión se escucharon sonidos de disparos. Además de acordonar el lugar, la policía procedió a evacuar varios edificios cercanos y desde la megafonía de una de las mezquitas de la vecindad se hizo un anuncio para que los fieles abandonasen el templo y los artificieros pudiesen explorar la zona en busca de otros posibles explosivos. “Se trata de una medida de precaución habitual. En estos casos, cualquier cosa sospechosa que se encuentre se detona de forma controlada”, explicó el gobernador Sahin.

Pese a no haber sido reivindicado por ningún grupo, el modus operandi y el objetivo hacen sospechar de grupos armados kurdos como los Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK) y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), inmersos en una guerra sin cuartel contra el Estado turco iniciada el pasado julio. Desde entonces, unas 1.500 personas –un tercio de ellos civiles- han muerto en los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad turcas y militantes kurdos. Al menos media docena de localidades en la región kurda han sido sitiadas por el Ejército e inmensas partes de ellas reducidas a escombros por los bombardeos y los combates. Según Amnstía Internacional, medio millón de kurdos han sido desplazados por el conflicto.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha señalado a los kurdos, en un mensaje televisado, al asegurar que “no es nada nuevo que el PKK atente en las principales ciudades como Estambul”. Erdogan, tras visitar el hospital que está atendiendo a las decenas de heridos, ha afirmado que lucharán contra los terroristas “de manera implacable y hasta el final”.

En represalia por la campaña militar de Ankara, el TAK había amenazado con atentados contra el sector turístico de Turquía y contra ciudades del oeste del país y, de hecho, dos ataques, en febrero y marzo, acabaron con la vida de más de 60 personas, en su mayoría civiles, en la capital turca. Esta organización se presenta como autónoma del PKK, pero diversos analistas la consideran un grupo pantalla utilizado por la guerrilla kurda para llevar a cabo atentados que podrían restarle popularidad, al estilo de lo que era Septiembre Negro para la OLP palestina.

El pasado 12 de mayo, un ataque del PKK contra un convoy militar en el barrio estambulí de Sancaktepe (en la orilla asiática de la ciudad) dejó 5 soldados y 3 civiles heridos. Un día más tarde, en una aldea de la provincia suroriental de Diyarbakir, un camión cargado con 15 toneladas de explosivo detonó por error llevándose por delante a cuatro miembros de la organización kurda y a una docena de vecinos que habían descubierto a los milicianos y trataban de convencerlos de que se entregasen.

Sin embargo, la insurgencia kurda no es la única a la que se dirigen las miradas ya que el Estado Islámico (ISIS) también tiene a Turquía en la mirilla desde que el año pasado comenzó a tomarse en serio la lucha contra la organización yihadista. Desde ese momento, sus acciones han provocado la muerte de unas 200 personas en diversos ataques en Diyarbakir, Suruç, Ankara, Estambul, Gaziantep y Kilis. En Estambul, el ISIS acabó con la vida de 10 turistas alemanes en la plaza de Sultanahmet el pasado enero y en marzo con la de otros 4 en la avenida Istiklal, ambos lugares muy frecuentados por el turismo. En el caso de Kilis, los yihadistas han sometido la localidad a un intenso fuego de obuses que, en los últimos meses, han matado a una veintena de personas.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información