_
_
_
_
_

Un libro sobre cultura mexicana en Estados Unidos divide a Texas

La propuesta de manual escolar dice que los inmigrantes traen a este país “pobreza, drogas, crimen y explotación”

La Cámara de Representanes de Texas en Austin.
La Cámara de Representanes de Texas en Austin. Mike Stone (REUTERS)

Un nuevo libro que describe al movimiento chicano como “revolucionario” y empecinado en “destruir esta sociedad”, podría estar en el programa de todas las escuelas públicas en Texas. El texto, titulado Mexican American Heritage (Herencia Méxicano Americana), de los autores Jaime Riddle y Valarie Angle, asegura que la inmigración ilegal ha causado problemas económicos y de seguridad para Estados Unidos como “pobreza, drogas, crimen y explotación”.

También señala que la comunidad mexicano-americana sufre de una deficiencia en sus niveles de educación, empleo, salarios, vivienda y otros factores asociados con la pobreza que persisten a través de las generaciones siguientes. El libro figura en una lista de textos aprobados para las escuelas públicas de Texas y, si logra la luz verde final, será una de las lecturas recomendadas para las aulas en el curso escolar 2017 y 2018.

El hecho de tener un libro que hable sobre la herencia mexicana en Estados Unidos es motivo de celebración en Texas. A pesar de que en el estado, de 27 millones de habitantes, viven 10,4 millones de latinos, de los cuales 87% son de origen mexicano, nunca antes se había incluido este tema en el currículum.

Organizaciones de derechos civiles dieron una larga batalla que terminó cuando en 2015 el Consejo Estatal de Educación votó para incluir libros sobre esta materia. Ahora esos mismos grupos describen Herencia Mexicana Americana como un trabajo racista y mal escrito.

"Estamos muy preocupados. Hay varios párrafos cuestionables en el libro. Pero, incluso dejando eso de lado, el texto no cuenta adecuadamente la historia y los aportes de los mexicoamericanos a este país", comentó José Medina, vocero de la organización de derechos civiles Texas Freedom Network.

El director del Centro México de la Universidad de Rice, Tony Payán, interpretó la decisión del Consejo Estatal de Educación como un reflejo de las guerras culturales y problemas económicos en el estado. “Hay una lucha implícita por el reconocimiento. Casi el 40% de los hispanos que vivimos en el estado no somos anglos”, explicó.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“Estamos ante una crisis económica en el Estado que no es momentánea. Hay un grupo muy importante de no hispanos que se sienten los grandes perdedores. Bajo esta batalla cultural hay una lucha económica contra los migrantes y trabajadores. Sienten que hay otros que están abriendo espacios”, aseguró.

Esta no es la primera vez que los libros para escuelas públicas del estado causan problemas.

El año pasado varios textos también generaron polémica después de que incluyeran ideas como que el sistema democrático estadounidense fue inspirado en Moisés, que sólo algunas escuelas segregadas eran malas, y que los científicos no están de acuerdo respecto a las razones del cambio climático.

A diferencia de Herencia Mexicano Americana, la mayoría de esos libros fueron escritos por editoriales conocidas y cercanas a la herencia cristiana estadounidense, que era un área que el Consejo Estatal de Educación buscaba reforzar. Sin embargo, en este caso, la información respecto a los autores es limitada y no muestra experiencia en historia méxicano americana.

A pesar de la amplia gama de literatura asociada a la cultura mexicana en Texas, este fue el único libro incluido en la lista para 2017-2018.

Arte Público Press, una de las editoriales más reconocidas en Houston por enfocarse en rescatar la herencia hispana en Estados Unidos, ni siquiera fue contactada para presentar propuestas.

Una de las colaboradoras del libro, Cynthia Dunbar, fue miembro del Consejo Estatal de Educación desde 2007 a 2011.

“Durante su periodo en el consejo fue uno de los miembros más extremos y divisivos”, dijo Medina. Dunbar, Angle y Riddle no respondieron a las peticiones de entrevista realizadas por EL PAÍS. Según la vocera del Consejo Estatal de Educación de Texas DeEtta Culbertson, en el caso de Herencia Mexicano Americana se siguió el protocolo regular. “Todas las discusiones se realizan en reuniones públicas”, explicó.

Quienes se oponen al nuevo libro tienen hasta septiembre para presentar comentarios y quejas ante el consejo, que decide sobre los textos aprobados en noviembre. Clay Robinson, portavoz de las Asociación Estatal de Profesores de Texas, aseguró que se opondrán al libro y “a cualquier esfuerzo que difame a los hispanos y sus contribuciones en la historia de Texas”.

Medina dijo que Texas Freedom Network le ha pedido a diversos académicos de estudios méxicano americanos que analicen el libro y emitan un reporte en las próximas semanas.

La batalla no estará centrada en incluir la cultura mexicana en el currículum, sino en asegurarse de que su retrato sea fidedigno y transparente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_