Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estabilidad política marca los seis meses de coalición de izquierda en Portugal

El Gobierno socialista, apoyado por comunistas y bloquistas, ha aprobado múltiples medidas sociales

El socialista António Costa, primer ministro de Portugal.
El socialista António Costa, primer ministro de Portugal.

Desde hace unos meses, en la patria del fado reina el optimismo. Se cumple medio año del Gobierno en minoría del socialista António Costa, “un optimista crónico”, y casi tres meses de la presidencia del conservador Marcelo Rebelo de Sousa, “un optimista racional”, según definiciones de la máxima autoridad de la nación. Y quizás haya motivo: por primera vez, se juntaron todas las fuerzas de izquierdas para gobernar y, contrariando a los agoreros, no ha pasado nada; quizás demasiado nada.

Derrotado en octubre en las urnas por la coalición gobernante, el socialista Costa triunfó en los acuerdos poselectorales de noviembre. Donde el entonces primer ministro Pedro Passos Coelho (PSD-CDS) no conseguía armar una mayoría, Costa lograba el milagro de unir, por primera vez en 40 años, a toda la izquierda parlamentaria. El PC, marxista leninista antieuro; el Bloco de Esquerda, antideuda, y Los Verdes le dieron el sí a Costa.

“Pocos creían en la capacidad de que gobernáramos en conjunto; era la primera vez en la historia y seis meses después se ve que es una solución sólida”, recuerda Pedro Nuno Santos, secretario de Estado para Asuntos Parlamentarios. “Hemos roto el ciclo de austeridad y repuesto derechos y rendimientos a los ciudadanos, y sin romper con las exigencias de Bruselas”.

En estos seis meses, Nuno Santos habrá protagonizado cerca de un millar de reuniones. Él se tiene que ver con cada uno de sus tres socios de Gobierno, uno a uno, por separado, pues no quieren reunirse juntos para acercar posturas. “La base del éxito es localizar los puntos de convergencia de cada partido, pero también los puntos de divergencia. Trabajamos solo sobre los primeros. Así ningún partido ha perdido su identidad ni su autonomía”.

“Hemos demostrado que todas las nubes negras anunciadas no tenían razón de ser”, analiza Pedro Filipe Soares, presidente del grupo parlamentario del Bloco de Esquerda. “Hemos hecho lo que nos comprometimos: dar más a las personas y devolver derechos. Sabemos cómo discutir las divergencias; hasta crear divergencias constructivas”.

"Se ha iniciado el camino de la reposición de derechos y rendimientos robados por el anterior Gobierno”, dice el portavoz comunista

El Gobierno socialista, con el voto de sus aliados, ha repuesto cuatro días festivos, los recortes salariales a los funcionarios, su horario laboral de 35 horas, ha aumentado el salario mínimo y actualizado pensiones. “Hemos ido, incluso, más allá de lo pactado”, señala João Oliveira, portavoz del grupo comunista. “Es el caso de las indemnizaciones a los mineros del uranio, una reivindicación de años de lucha que no estaba en los acuerdos de noviembre. Se ha iniciado el camino de la reposición de derechos y rendimientos robados por el anterior Gobierno”.

La oposición no lo ve del mismo color. “El Gobierno se ha dedicado a deshacer lo hecho por el anterior”, declara Miguel Morgado, vicepresidente del PSD, anterior partido gobernante. “Ha revertido privatizaciones, la reforma educativa, la reforma judicial, la sanidad...seis meses deshaciendo lo que estaba hecho”.

“El Gobierno se ha dedicado a deshacer lo hecho por el anterior”, señala el portavoz del PSD

Para Morgado, este Gobierno no tiene programa ni estrategia. "Se dedica a solucionar problemas a corto para contentar a sus socios”, dice. Tras pronósticos iniciales sobre la brevedad de la izquierda, Morgado cree que va a cumplir la legislatura: “A eso se comprometieron con los portugueses y además porque en el PS hay una generación más joven y radical que se identifica con el Bloco de Esquerda”.

Desde la barrera, el analista político Pedro Magalhaes apunta a lo que el PS da a cada uno: “El PC quiere medidas muy concretas, que sirvan a su base electoral y que refuercen su influencia sindical. En el caso del Bloco, sus exigencias son más difusas; es un partido menos jerarquizado, pero quiere demostrar que es una izquierda diferente, y necesita este éxito electoralmente”.

Medidas sociales

También se han aprobado muchas medidas sociales, como ampliar la ley del aborto, ampliar los programas de reproducción asistida, aprobar la adopción para parejas homosexuales, aprobar la gestación subrogada (conocida como vientres de alquiler), recortar la financiación estatal a escuelas concertadas o rebajar las tasas para ir al médico. “Han servido para cohesionar a todas las fuerzas de izquierda, mitigando las divisiones en lo económico”, señala Magalhães

Todos coinciden en que la economía es el punto flaco de esta etapa: caída del comercio, caída de la producción industrial, del índice de confianza, de la inversión, de las exportaciones, aumento del desempleo... “Si esto sigue así, vamos mal”, ha dicho el ex ministro socialista Vera Jardim. “Los datos no son analizables, llevamos poco tiempo”, defiende el bloquista Filipe Soares. “Confiamos en la estrategia de aumentar el poder de compra de los portugueses”, señala el secretario de Estado. “La crisis bancaria y la presión de Bruselas para reducir el gasto social son amenazas que acechan, pero hasta ahora el Gobierno ha resistido las presiones”, asegura Francisco Louçã, consejero de Estado.

Si el futuro económico es incierto, la estabilidad política parece asegurada. El presidente no va a romper lo que el Parlamento ha unido. “Que se desilusionen”, afirmó el martes Rebelo de Sousa, “los que piensan que el presidente de la República va a dar un solo paso para provocar inestabilidad de aquí a las elecciones municipales [octubre de 2017)]. Después, ya veremos”.